Winnie Pooh y Bambi pasan al dominio público en Estados Unidos

La historia original de Winnie-the-Pooh escrita por el británico AA Milne (e ilustrada por EH Shepard) y Bambi, A Life in the Woods de Felix Salten forman parte ahora del dominio público en Estados Unidos. De acuerdo a la ley de derechos de autor explicada por el centro de estudios para el dominio público de la Universidad Duke, en Carolina del norte: «Cuando las obras cumplen 95 años de haberse públicado, se pueden compartir legalmente, sin permiso ni tarifa. Algo que Winnie Pooh agradecería, pues ayuda a permitir el acceso a materiales culturales que de otro modo podrían perderse en la historia». Menciona un documento escrito por la directora del centro, Jennifer Jenkins.

 

El texto también señala que no solo las obras literarias de 1926 están abiertas, pues también se unen al dominio público una gran cantidad de grabaciones sonoras, estimada en más de 400.000 grabaciones sonoras de antes de 1923. «Cuando las obras ingresen al dominio público en 2022, cualquiera podrá rescatarlas de la oscuridad y ponerlos a disposición, para poder descubrirlos, disfrutarlos, dándoles nueva vida».

 

Teniendo claro que todas las adaptaciones de Disney están protegidas por los derechos de autor, como sucede con las obras posteriores de los autores de Bambi y Winnie Pooh. Las únicas adaptaciones, mezcla o continuación de ambas historias deberá estar basada en las obras originales publicadas en 1926. De tal modo, Disney mantiene los derechos de sus películas animadas, pero los personajes e historias originales quedan libres para nuevas películas, libros, etc.

 

En una entrevista realizada en días previos por la radio pública estadounidense a Jennifer Jenkins le preguntaron como experta en el tema ¿Qué significaba realmente que personajes como Bambi y Winnie-the-Pooh ingresarán al dominio público? A lo que la directora del proyecto en la Universidad Duke aclaró que Disney todavía tiene derechos de autor sobre sus películas más nuevas, por ejemplo, Winnie-the-Pooh. Así como el registro de las palabras Winnie-the-Pooh. «No estamos hablando de pegar el Winnie-the-Pooh de Disney en una mochila, un pijama o una lonchera.Estamos hablando de la obra literaria, ese libro amable de AA Milne de 1926. Eso es de dominio público, y todos podemos volver a visitarlo, re imaginarlo y escribir nuestra propia versión». Respondía Jenkins en la entrevista. 

Aunque Disney perderá los derechos de Mickey Mouse en 2024, la compañía se ha beneficiado de esta ley basando muchos de sus éxitos animados en obras de dominio público como: Cenicienta, El libro de la selva, La Sirenita, Alicia en el país de las maravillas y más recientemente de «La reina de las nieves». Renombrado como Frozen.