Suspenden a jueces que liberaron al esposo de Abril

El presidente del Consejo de la Judicatura de la Ciudad de México, Rafael Guerra Álvarez, determinó la suspensión de los jueces de control Federico Mosco González y Luis Alejandro Díaz Antonio, relacionados con la liberación de Juan Carlos García, acusado de “feminicidio en grado de tentativa” contra su exesposa Abril Pérez Sagaón, quien el pasado lunes 25 fue asesinada con una agresión directa.

En un posicionamiento emitido luego de la polémica que ayer se desató por las críticas a la actuación de los jueces, informó que el órgano colegiado que preside inició una “profusa investigación” sobre lo actuado en torno al caso presentado ante dicha instancia, que antecedió el asesinato de Abril.

El también presidente del Tribunal Superior de Justicia capitalino (TSJ-CMDX) explicó que la determinación de suspender a ambos impartidores de justicia fue “a fin de no entorpecer el desarrollo de la investigación iniciada”.

Guerra Álvarez aseguró que ante la “lamentable cadena de hechos que culminaron con el feminicidio” de Abril Pérez Sagaón, el Poder Judicial de la capital mexicana “se suma a la indignación social y ratifica su compromiso de actuar con perspectiva de género y contra toda violencia contra la mujer, sin menoscabo de la independencia judicial y la autonomía de las y los juzgadores”.

Agregó que, “se atenderá puntualmente en todos sus términos” la queja que ayer anunció la Procuraduría General de Justicia local (PGJ-CDMX) que presentará ante el Consejo de la Judicatura capitalino. Pero, independientemente de ello, informó que éste ya inició una investigación interna.

Por último, el presidente del TSJ y del Consejo de la Judicatura ratificó el “compromiso indeclinable de impartir justicia y actuar siempre en apego a la legalidad”.

Aunque el pronunciamiento de Guerra Álvarez no lo detalló, el juez de control Federico Mosco González fue quien desestimó la acusación que en enero pasado realizó Abril Pérez Sagaón contra su entonces esposo por tentativa de feminicidio, luego de que éste la golpeó con un bate de béisbol en la cara, la espalda y la cabeza cuando ella estaba dormida.

En agosto pasado, ese mismo impartidor de justicia dejó en libertad a Agustín “N”, médico del IMSS acusado de violación agravada contra Wendy “N”, una de sus pacientes con enfermedad renal terminal.

Ayer, la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum, habló sobre el caso Abril:

“Es una tragedia, es terrible, es indignante, es doloroso. ¿Cómo es posible? La Procuraduría en este caso presentó intento de feminicidio, se detuvo a este personaje y es un juez quien lo liberó”.

Agregó que es “indignante” el actuar de los jueces. “Ella estaba en riesgo, así lo demostró la Procuraduría y después esto”. Y dijo que en los casos relacionados con violencia de género “tiene que haber una sensibilidad muy grande de los jueces”.

Con información de la Revista Proceso.