¿Cómo relajar la vista por la fátiga ocular?

La fatiga visual, fatiga ocular o astenopia se produce cuando realizamos un sobreesfuerzo visual (normalmente en la visión cercana) que provoca la fatiga del músculo ciliar, que se encuentra en el interior del ojo y es el encargado de “presionar” al cristalino para enfocar las imágenes. De esta manera, la visión se vuelve borrosa y aparecen otros síntomas como enrojecimiento, lagrimeo, dolores de cabeza…

¿Cuáles son las causas o factores que hacen que aparezca?

Esta presión sobre el cristalino mantenida en el tiempo (esfuerzo acomodativo prolongado) se puede producir cuando:

  • Trabajamos frente a la pantalla del ordenador u otro dispositivo electrónico (móvil, tablet…).
  • Leemos durante horas sin descansos.
  • Realizamos actividades que conllevan un alto grado de concentración (por ejemplo, conducir).
  • Estamos expuestos a una luz brillante (incluida la luz del sol).
  • Nos esforzamos visualmente para trabajar en un lugar con una iluminación insuficiente.
  • Necesitamos una corrección visual (gafas o lentillas) porque padecemos un problema refractivo y no la estamos usando.

¿Cuáles son sus síntomas?

La fatiga ocular suele provocar:

  • Visión borrosa y, en ocasiones, visión doble.
  • Dolor de cabeza. Suele ser leve y localizarse en las sienes.
  • Lagrimeo excesivo de uno o de los dos ojos.
  • Ojo seco.
  • Picor y quemazón ocular.
  • Molestias en los ojos al exponerse a la luz.
  • Problemas para enfocar de forma inmediata.
  • Ojos rojos.

¿Cómo puede solucionarse o prevenirse?

Para evitar la fatiga ocular y que surjan sus molestos síntomas, lo mejor es prevenirla. Las principales medidas o consejos que podemos tomar son:

Utilizar luz indirecta cuando estamos realizando un esfuerzo prolongado con nuestro sistema visual, mantener cierta distancia con respecto al ordenador o el dispositivo que estemos utilizando y/o hacer descansos cada cierto tiempo. De hecho, las personas que pasan muchas horas trabajando delante de una pantalla deben intentar descansar la vista cada hora realizando otra tarea como, por ejemplo, llamar por teléfono o hablar con otra persona.

Realizar ejercicios que ayuden a mejorar los síntomas del cansancio ocular, como los movimientos de relajación con los ojos abiertos moviéndolos en círculo en el sentido de las agujas del reloj y parpadeando cada vez que se termina una vuelta. Al terminar, podemos repetirlo en sentido contrario.

Otra técnica que favorece la relajación de los ojos es el uso del agua. Se recomienda lavar los ojos con agua un poco fría. Gracias a este gesto, vamos a conseguir refrescarlos y, lo más importante, relajar la vista.

Otro de los ejercicios que se pueden llevar a cabo de manera sencilla son los de parpadeo. Sólo debemos abrir y cerrar los ojos con fuerza 5 veces y repetir esta secuencia en 8 ocasiones.

Por último, como una de las causas que produce la fatiga ocular es la sequedad en los ojos, para evitar este síntoma es muy importante parpadear con frecuencia. Las personas que pasan mucho tiempo delante de pantallas tienden a parpadear menos.

También puedes acudir a la Clínica Oftalmológica ACREC para realizar una consulta y preguntar por tratamientos específicos para tu padecimiento. Contactalos al 777 103 08 58

Con información de: Baviera.