‘Bohemian Rhapsody’, larga vida a Queen

El filme dirigido por Bryan Singer narra la historia de cuatro músicos que logran el éxito y preserva el legado de la banda británica liderada por Freddie Mercury

En medio de la época del cul­to a lo excesivo y en la que los rockstars veneraban el gla­mour, surgió un acto para combatir el hambre en Etio­pía, que logró reunir a las más grandes bandas del momento. En el concierto simultáneo en Filadelfia y Londres, millones donaron a la causa de Live Aid para ayudar en África.

Fue en el estadio de Wem­bley, el 13 de julio de 1985 en Londres, donde en 20 minu­tos Queen cambió la historia del rock con una actuación que llegó a millones que llamaron para hacer donaciones, con­sagrando a la banda como una de las más importantes de la historia, a Freddie Mercury, su vocalista, como un icono de la música británica y a Bohemian Rhapsody como uno de sus te­mas más importantes.

A 33 años de ese evento el grupo Queen se mantiene más vivo que nunca. Esa presenta­ción es la secuencia con la que abre la película homónima que narra la historia de Mercury y su banda, y cómo crearon ese es­tilo único que los ha definido por casi 50 años. La cinta se es­trena este viernes.

“El filme está contando las historias de sus vidas, y na­die las conoce mejor que ellos. Puedes leer la cantidad que quieras de libros y artículos de revistas, ver tantos videos y en­trevistas como puedas, pero cuando te puedes sentar con los tipos que te pueden llevar de la mano a través de la histo­ria, que te pueden contar anéc­dotas acerca de Freddie que nunca entenderías en la actua­lidad, eso significó el mundo para mí

Todos sentimos que no de­bíamos hacer la cinta a menos que todo fuera ideal —la histo­ria, el reparto— y que, por ende, todo lo demás se acomodara en su lugar. Para mí, en resumidas cuentas, es que todos los invo­lucrados se sintieran orgullosos del relato, orgullosos de un fil­me acerca de la historia de sus vidas, que va a ser exhibida por todo el mundo”, señaló Graham King, productor de la cinta.

Pero llevar a la pantalla la vida profesional y personal de Freddie Mercury, Brian May, Roger Taylor y John Deacon no era una tarea sencilla, al con­trario, seleccionar a quienes encarnarían a Queen y a los involucrados en su historia se volvió un verdadero desafío.

Freddie fue un tipo que no representaba nada. Era un lu­chador. En aquella época no era fácil ser inmigrante en Rei­no Unido. No alcanzó el éxito de la noche a la mañana, ni se volvió una estrella de inmedia­to… se convirtió en una al no aceptar un no, al no ser nega­tivo y siempre contraatacar los reveses con algo más grandioso y mejor”, agregó King.

“Sabía que Queen era un gi­gante y que Freddie Mercury era un icono y un héroe para muchos, pero creo que no comprendía completamente cuán importante es para tanta gente en el mundo.

“Los fans de la banda son millones, siempre fui fan de Queen y de Freddie, pero sólo cuando comencé a investigar acerca de la banda me di cuen­ta. Cuando te das a la tarea de interpretar a Freddie Mercury piensas: ¿cómo diablos voy a llenar esos zapatos?

“Lo abordé como si lo hi­ciera con cualquier otro rol. Así que lo despojé de sus logros en cuanto a sus interpretaciones —su habilidad en el escenario, su canto, su manera de tocar el piano— y encontré en su esen­cia a un hombre complejo que estaba intentando descubrir su identidad.

Eso fue algo que sabía cómo abordar y si podía par­tir de ahí iba a ser capaz de te­ner los cimientos iniciales que te dan la confianza para ha­cer el resto de las cosas”, co­mentó Rami Malek, quien da vida a Mercury y es conoci­do por protagonizar la serie Mr. Robot.

La recreación de la historia de Queen toca diferentes mo­mentos de la banda en ascen­so. Uno de ellos fue su primera presentación en el programa Top of the Pops de la BBC, en 1974, la cual catapultó a la ban­da al estrellato internacional y cómo se plasmó en la cinta fue una de las que más agra­dó a Brian May, guitarrista de Queen.