Exhuman cuerpos de bebés que murieron en Hospital José G. Parres

Share Button

Por orden de un juez, esta mañana peritos del Servicio Médico Forense de la Fiscalía General del Estado (FGE) llevaron a cabo la exhumación de los cuerpos de dos recién nacidos que presuntamente murieron a finales del mes de junio a causa de una bacteria que contrajeron en la Unidad de Cuidados Especiales Neonatales (UCEN) del Hospital General de Cuernavaca “José G. Parres”.

En punto de las diez horas, Patricia Aguirre Paloma y su esposo Carlos llegaron al panteón ejidal “San Isidro” de la colonia Lázaro Cardenas, donde hace un mes dieron cristiana sepultura a sus gemelitos Haitana y Carlitos que murieron junto con siete bebés más por la negligencia del personal médico de este nosocomio.

Al panteón arribó  Francisco Javier Hernández Saucedo, abogado de las víctimas, quien previo a la exhumación de los cadáveres de los gemelos explicó que esta diligencia tiene como objetivo la toma de muestras que disipen las dudas de las causas que propiciaron la muerte de ambos recién nacidos durante su internamiento en el nosocomio, cuyos resultados podrían estar listos a mas tardar de un mes a mes y medio.

Los resultados permitirán tener más claro el número de servidores públicos a los que se les tendrán que fincar responsabilidades por el delito de homicidio culposo. De  entrada, el abogado, dijo que se trataría de la secretaria de Salud, Patricia Mora González, el director del Hospital General, los responsables de la UCEN y del área de pediatría.

“De entrada podríamos hablar que hubo negligencia en los cuidados que se tuvieron que haber llevado a cabo en la UCEN en los testimonios se recaba que precisamente no se cumplieron con los protocolos de limpieza, uso de guantes, uso de cubre bocas, gorro, etc. De entrada yo creo que tendrían que empezar por ellos.

No había nadie que supervisara quiénes ingresaban y la forma en la que ingresaban, en los testimonios se recaba que incluso se vendía comida afuera del UCEN, que ingresaban alimentos y usaban el celular y eso nos puede explicar por qué una bacteria se pasa de una incubadora a otra”.

La diligencia empezó con mas de dos horas y media hora de retraso debido a que las autoridades de la Fiscalía y las víctimas no se lograban poner de acuerdo con las autoridades que administran el panteón ejidal.

El abogado que representa a cinco de las nueve familias que perdieron a sus bebés, informó que la próxima semana solicitará ante un juez de control una orden para que se exhumen los cadáveres otros dos recién nacidos, uno mas fue incinerado pero exigirán los expedientes clínicos.

Finalmente, refirió que hasta el momento se les han tomado muestras a cinco bebés.

Share Button
Top