Graco Ramírez heredará conflictos laborales al gobierno electo de Cuauhtémoc Blanco Bravo

La administración de Graco Ramírez pretende heredar un problema laboral al gobierno electo de Cuauhtémoc Blanco Bravo, al no entregar las renuncias de mil trabajadores de confianza que designó a lo largo de este sexenio.

El secretario de Administración, Fernando Solís Godínez, informó que de los 8, 300 empleados del aparato burocrático poco menos de mil trabajadores de confianza del nivel 01, entre los que se encuentran jefes de departamentos hasta directores generales, “permanecerán en sus lugares” hasta que sean cesados por el gobernador electo, Cuauhtémoc Blanco Bravo o bien presenten su renuncia.

Hasta el momento, dijo que desconoce si alguno de estos trabajadores de confianza han presentado su renuncia.

“No tenemos conocimiento de ningún compañero, no queremos trasgreder, porque también reconocemos que existe un vínculo laboral y no queremos que parezca una decisión autoritaria a que tomen una decisión”.

Por otro lado, Solís Godínez informó que 21 funcionarios del primer nivel designados por Gravó Ramírez tendrán que presentar su renuncia a más tardar el 30 de septiembre.