La Motivación

Share Button

La motivación es el motor que mueve nuestro mundo, es el impulso que nos lleva a actuar y a conseguir lo que nos proponemos.

La importancia de la motivación en educación

¿Por qué es importante mantener a los niños motivados por aprender?

  • La motivación incrementa el esfuerzo y su persistencia en la tarea
  • La motivación aumenta su iniciativa
  • La motivación mejora sus habilidades de procesamiento cognitivo
  • La motivación mejora el desempeño general.

¿Cómo sabemos si nuestros hijos o alumnos están motivados?

El comportamiento de las personas puede servir de indicador para medir la motivación. Es un indicador bastante fiable, que los profesores pueden utilizar para estimar la motivación de los alumnos y poder actuar sobre ella.

  • La preferencia o elección de una actividad frente a otra. Si yo elijo ver la televisión y en lugar de hacer la tarea escolar, mi elección refleja mi motivación.
  • La latencia, es decir, Cuanto más tardemos en empezar a hacer el trabajo que nos han mandado hacer, menos motivación por la tarea tendremos.
  • El esfuerzo, cuantos mayores sean los recursos físicos y cognitivos invertidos en el desarrollo de una tarea, mayor motivación habrá.
  • La persistencia en la tarea. Habrá más motivación cuanto mayor sea el tiempo entre el inicio de una tarea y su finalización. Cuanto antes nos rindamos en la tarea estaremos menos motivados.

¿Cómo fomentar la motivación?

  • Muestra una actitud y un estado de ánimo positivo.
  • Crea vínculos de afecto con los alumnos.
  • Muestra que te preocupas por ellos personalmente, y por su proceso de aprendizaje.
  • No los ridiculices nunca si no saben o no entienden algo.
  • Muéstrate empático y comprensivo por ellos. Utiliza el humor y actividades distendidas.
  • Valora el esfuerzo
  • Céntrate en el proceso de aprendizaje de los niños, animando a esforzarse y premiando a los que se esfuerzan mucho: “Estás muy concentrado, se nota que estás disfrutando”, o “Te estás esforzando, vas a aprender un montón”.
  • Mantén a los niños implicados: Si los niños sienten que son útiles y que tienen responsabilidades, van a estar mucho más motivados.
  • Utiliza incentivos: los niños necesitan ciertas recompensas tangibles por un buen resultado. Los niños no son capaces de ver los beneficios a largo plazo de sacar buenas notas y aprender, necesitan recompensas más inmediatas. Los incentivos les motiva a trabajar y esforzarse, teniendo un objetivo en mente.
  • Enséñales a auto motivarse: Está muy bien motivar a los niños pero también tienen que aprender a encontrar su propia motivación y que sean ellos mismos los que la regulen.
  • Ayúdales a que piensen razones para las que les pueda servir eso que están aprendiendo. ¿Les va a servir a comprender mejor el entorno? ¿Les sirve para cuando vayan a la universidad? ¿Les ayuda en el día a día?

 

Share Button
Top