¿Controlas o te controlan?

Share Button

Si tienes la habilidad y estrategias para controlar tus emociones y tus comportamientos, ¡te controlas!, pero si son otros o la situación quien ejerce control sobre tus emociones y conductas, ¡te controlan!.

¿Dejarse llevar por la ira? ¿Sucumbir a la procrastinación? Todo ello tiene consecuencias que la mayoría no deseamos. Conocer nuestras fortalezas y debilidades, nuestros estados de ánimo, es lo que permite que practiquemos eficazmente el autocontrol, una de las principales aptitudes de la Inteligencia emocional.

De niños controlan nuestro comportamiento y aprendemos a base de consecuencias y a medida que vamos creciendo, gestionamos nuestra propia conducta y sus consecuencias. El grado de autocontrol que tiene una persona es directamente proporcional a su grado de madurez: mayor autocontrol, mayor madurez.

Si sabemos controlar nuestras emociones y acciones podemos evitar reacciones excesivas, perder en una negociación, cometer alguna imprudencia, discutir cuando no quieres, conflictos o ataques de ira, por ejemplo. También será la mejor herramienta para lograr nuestras metas por ejemplo para llevar una vida saludable, cumplir con horarios y fechas de entrega o adquirir nuevos hábitos. Es muy importante que te premies cuando consigas privarte de algo perjudicial o cuando consigues algún nuevo objetivo.

¿Beneficios de no “dejarte llevar”?

Afrontar situaciones difíciles de manera eficaz

Mantener la calma, lo que te permite pensar

Mejorar la relación con los demás

Controlar la situación

Conseguir tus objetivos

No perder la concentración bajo presión

Mayor aprendizaje

Recompensas a corto y largo plazo

Mayor seguridad en ti mismo

Mayor Autoestima

¡Presumir de Inteligencia emocional!

Share Button
Top