Arrestan a 11 gerentes de Banesco en Venezuela

La Fiscalía de Venezuela informó este jueves que ordenó la detención de 11 ejecutivos de alto rango del principal banco privado de ese país, Banesco, en medio de una investigación que busca frenar un mercado cambiario paralelo.

Varios ejecutivos de Banesco estaban siendo interrogados, dijo la entidad en su cuenta de Twitter, en lo que sería el primer caso contra la minimizada banca local en el Gobierno del presidente Nicolás Maduro.

El Gobierno venezolano informó más tarde que ordenó la intervención del banco, que posee unos 8 millones de clientes, durante 90 días. La medida, según un comunicado leído en la televisión estatal, es “para garantizar su pleno funcionamiento”, tras el arresto de los ejecutivos, incluido su presidente.

El Gobierno venezolano congeló miles de cuentas bancarias de empresarios y personas, la mayoría abiertas en Banesco, por considerar que participaban en la venta y compra de divisas paralela al férreo control cambiario que mantiene vigente desde hace casi 15 años.

El fiscal no mencionó si otros ejecutivos de Banesco o su dueño, Juan Carlos Escotet, radicado en España, estarían bajo investigación. Sólo adelantó que los detenidos podrían salir en libertad tras declarar.

Pero en redes sociales el banquero difundió un video en el que informó que viajaría en las próximas horas a Caracas desde Portugal para atender el caso de la captura de sus ejecutivos.

“Voy a Venezuela a dar la cara, me pongo a la orden del Gobierno para hacer cualquier tipo de declaración”, dijo Escotet, tras apuntar que la gran mayoría de las cuentas bancarias en este caso habían sido reportadas por su banco e inclusive muchas bloqueadas.

Escotet, quien hace unos años adquirió la institución financiera española Abanca, informó que dejará temporalmente el cargo de presidente ejecutivo debido a los sucesos en Venezuela.

Maduro y sus funcionarios atribuyen la elevada tasa de cambio paralela al efecto de mafias que operan en la frontera con Colombia para debilitar la moneda local, al tiempo que sus críticos creen que se debe a la sequía de divisas oficiales y la hiperinflación que vive el país.

A medida que el Gobierno restringió con fuerza la oferta de dólares a través del Banco Central, el sector privado y las personas que envían remesas acuden a un mercado cambiario que ofrece la divisa estadounidense a una tasa que puede ser 16 veces mayor.

Otras cientas de personas han sido detenidas por las autoridades en las últimas semanas, acusadas también de extraer bolívares en efectivo a Colombia para las operaciones cambiarias, agravando la escasez de billetes que agobia a la nación petrolera bajo recesión desde hace cinco años.

Vía: Excélsior