Ante violencia en Nicaragua, EU autoriza salida de diplomáticos

Estados Unidos suspendió este lunes los trámites cotidianos de su embajada en Nicaragua y está sacando algunos de sus diplomáticos debido a las violentas protestas en el país centroamericano.

El Departamento de Estado avisó que está elevando el nivel de alerta para los estadounidenses en Nicaragua, y recomendándoles que reconsideren sus planes de viajar allá.

Los familiares de diplomáticos que trabajan en la embajada recibieron órdenes de salir del país hasta que mejore la situación. El Departamento de Estado informó que funcionarios oficiales despachados a Nicaragua están recibiendo órdenes de salir “según caso por caso”.

La embajada en Managua no podrá realizar servicios rutinarios al público hasta nuevo aviso, pero que seguirá estando disponible por teléfono para emergencias y para dar servicio a ciudadanos estadounidenses y solicitantes de visas.

Docenas de personas han muerto en protestas contra los cambios al sistema de Seguridad Social. El domingo, el presidente Daniel Ortega revocó los cambios.

Durante los cinco días de protestas, en los que los manifestantes se han enfrentado a las fuerzas antimotines con palos y piedras, también se produjeron decenas de heridos y unas 120 personas fueron detenidas, dijo Marlín Sierra, directora del Cenidh.

Nicaragua ha sido uno de los países centroamericanos más estables, evitando en su mayor parte la agitación creada por la violencia de las bandas o las protestas políticas que han afectado a las vecinas Honduras, El Salvador y Guatemala.

“Las marchas y manifestaciones políticas están ocurriendo a diario, a veces con poco aviso o previsibilidad. Algunas protestas acaban con heridos y muertos”, indicó el Departamento de Estado en su comunicado.

Asimismo, aseguró que la compra de alimentos y combustible se está haciendo más complicado y que el acceso al aeropuerto en Managua podría bloquearse.

El Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) convocó a una marcha para la tarde del lunes y conminó a la policía a que garantice la seguridad de la manifestación.