¿Del 1 al 10 que tan importante es llevarte bien con la familia de tu pareja?

10 claves para conquistar a la familia de tu pareja.

Hay muchos factores que influyen en la felicidad de una relación, el respeto y la amabilidad son parte de la buena convivencia, pero hay algo que siempre debemos tener en cuenta: la relación con la familia de tu pareja.

Sabes que a tu familia política no la has elegido. Te enamoraste de tu pareja, y en aquel entonces, su familia no era algo de lo que debías preocuparte pero si con la tuya puedes tener conflictos y discusiones, no es de extrañar que en algún momento pudieran surgir roces o tensión con la familia de tu pareja.

Es algo normal, porque las diferencias en educación, valores y creencias se hacen notables en los encuentros familiares, con el añadido de que no tienes la misma confianza para decirles las cosas que te molestan.

Todo esto puede tensionar bastante las reuniones familiares y provocar discusiones con tu pareja, quien puede encontrarse entre la espada y la pared.

Llevarte bien con tu familia política, es casi igual de importante que estar bien con tu pareja. El objetivo no es forzarte a que despierten tu simpatía o te aprueben, sino ser capaz de relacionarte con ellos de una manera sana y positiva. por eso, te compartiremos algunos consejos.

Esfuerzo y respeto. Probablemente tu familia política tendrá muchas costumbres diferentes a las tuyas, las cuales muchas veces no te agradarán. Pero debes estar [email protected] esforzarte y respetar su estilo de vida, no intentes comprenderlo ni mucho menos cambiarlo, simplemente respétalo.

Negocia. Muchas veces te va a suceder que tu pareja te invita a la casa de sus padres el fin de semana, cuando lo que tú menos hubieras planeado para el fin de semana era eso. Para que esto no sea motivo roces nuevamente con tu pareja lo mejor será que establezcan acuerdos, si van a visitar a su familia un día y al otro hacen lo que tú habías propuesto y así. Estos pactos deben respetarse por ambos para que después no surjan problemas.

Inteligencia. Has uso de tu inteligencia y apuesta por llevarte bien con tu familia política desde el primer momento. Concéntrate siempre en las cosas que tienen en común y en lo que los une. Evita esos temas que pueden ser producto de discordias y apuesta por ceder más que por enfrentarte a ellos. Evitar los conflictos no es necesariamente la mejor opción, pero al menos es la más tranquila, si llevarte bien es lo que estás buscando.

Da el ejemplo. Si armonía es lo que buscas debes ser el modelo a seguir. Compórtate con la familia de tu pareja de la manera en que te gustaría que tu pareja se comportara con la tuya. Además, no caigas en las burdas comparaciones entre tu familia y la suya, familias diferentes, mundos diferentes, esto sólo traerá problemas entre ustedes

Cuidado con el alcohol. En las reuniones familiares siempre suele haber alcohol para festejar cualquier acontecimiento, pero cuidado, sin darte cuenta de lo que has bebido puede que te pases de la raya y comiences a hablar cosas que nunca hubieras querido decir y que los otros hubieran preferido nunca escuchar. Mejor controla tu ingesta de alcohol y evita así malos y quedar en ridículo.

Deja los conflictos de pareja en casa. Lo peor que puedes hacer en la relación con tu familia política es sacar los trapos sucios entre tú y tu pareja en plena reunión. No le cuentes a tu suegra los problemas que tienes con tu pareja, para empezar ella no lo solucionará, aparte de eso recuerda que una madre es una madre, siempre defenderá a su hijo de alguna manera. Para eso tienes tú a la tuya para llorar y desahogar tus penas o permitirte iluminar con algún que otro consejo.

Aguanta, pero hasta cierto punto. Puede ser que tengas que en algún momento tengas que pasarte todo el día poniendo tu mejor cara y sonriéndo incluso a aquél sobrino que tiene tus nervios de puntas. Esto es necesario cuando de la familia de tu pareja se trata y siempre es mejor aguantar y tragarte los comentarios que criticar y estallar de ira. Pero cuidado, todas también tenemos nuestro límite y no estamos obligadas a aguantar todo siempre, si sientes que ya vas a explotar y que no puedes seguir acumulando rabia, corta el momento disimuladamente antes que las cosas se salgan de control.

Seguridad en ti misma. Para poder mantener buenas relaciones con los demás, primero debes tener una buena relación contigo misma, debes ser una persona equilibrada. Fomenta tu autovaloración personal y tus cualidades que te hacen una mujer linda y agradable. Sé segura de ti misma y transmite eso los demás.

Atrévete a poner límites. Aprende a mantener los límites claros, no dejando que ninguna de las partes se entrometa en la relación de ustedes o en sus espacios si es que ustedes no lo permiten, en esto te debe ayudar tu pareja obviamente para estirar juntos el carro. Si no establecen los límites desde un principio, después es cada vez más complicado y tendrás que aguantar a toda la colonia entrometerse en tu asuntos con tu pareja.

Alíate con tu pareja. Que no se vea que tú estás por tu lado y tu pareja por el lado de su familia (como el tip anterior). Muestra que ambos son un equipo y que son socios en su propia relación, que las decisiones se toman en conjunto y que ambos respetan las preferencias del otro, por sobre todo demuestren que son lo suficientemente maduro para hacerse cargo de sus propias cosas. Si tu familia política percibe que ustedes funcionan por separado, tenderán a unirse al funcionamiento de tu pareja, lo que te deja a ti sola y en desventaja.