Las FARC se retiran de las elecciones presidenciales en plena agonía política

La Fuerza Revolucionaria del Común, como se llama ahora el partido político en el que se transformó la guerrilla de las FARC tras los acuerdos de paz, se retiró este jueves de la carrera presidencial tras la cirugía a corazón abierto de su líder y candidato Rodrigo Londoño «Timochenko», en un giro que hace algunos años ni el mismo Gabriel García Márquez hubiera podido prever en este mundo macondiano que a veces es Colombia.

Así lo confirmó Imelda Daza, la que fue su candidata a la vicepresidencia, quien explicó que la decisión de no reemplazar a Timochenko con otro líder del partido –o de que ella tampoco asumiera la candidatura– obedece a su análisis sobre el adverso contexto electoral:«En realidad, declino por las condiciones en las que hemos tenido que desarrollar la campaña, sin garantías suficientes para nuestra integridad personal, y por el apoyo económico que el gobierno debía darnos y no ha sido así». Aunque lo cierto también es que sus opciones electorales eran inexistentes.

Estaba prácticamente cantado que el líder se retiraría de la contienda electoral debido a su precaria salud, pero no necesariamente que la FARC abandonaría este primer escenario democrático tras su desmovilización y entrada a la dura arena política colombiana. Imelda Daza, para justificar los motivos, hizo un recuento de los eventos en los que fueron agredidos (algo que también les ha sucedido a candidatos de otros partidos), además de las limitaciones de logística que han afectado su presencia en la arena pública: «Me refiero a la faltas de garantías para hacer en público las actividades de campaña; agresiones que ha sufrido “Timo” y otros movimientos».

Desde el inicio del proceso de paz, una de las preguntas constantes ha sido cómo garantizar su tránsito a la participación democrática. Pero no solo por la incertidumbre de que los que antes fueron líderes guerrilleros empezaran a hacer política, sino por el antecedente de finales de los años ochenta cuando otro partido de izquierda, la Unión Patriótica, vio cómo sus líderes y cientos de seguidores fueron asesinados u obligados al exilio, en uno de los capítulos más sangrientos de la reciente historia política colombiana.

Pero la salida en falso de esta primera campaña presidencial de la FARC no solo se explica por factores externos y la inesperada crisis cardíaca de Timochenko. También refleja el desatino de sus dirigentes a la hora de leer y entender el contexto y sentir nacional. Si bien es cierto que en el inicial proceso de reconciliación se han dado encuentros con víctimas y el público reconocimiento y solicitud de perdón, las heridas que dejaron las FARC a los colombianos aún están muy frescas.

Tal vez por eso los analistas coinciden en que fue un error lanzar una campaña a la presidencia. Más allá del detalle de las siglas (igual siempre serán «los de las FARC»), el movimiento político pecó de iluso, o tal vez de soberbio, y no tuvo en cuenta los tiempos y la lentitud del Estado en la implementación de los acuerdos.

Vía: http://www.abc.es/internacional/abci-farc-no-concurriran-presidenciales-enfermedad-timochenko-201803081635_noticia.html