Leslie Almaguer: Vámonos a Tres Marías

Share Button

Vámonos a Tres Marías  a pasar un fin de semana en el bosque, en medio de pinos gigantes, aire fresco y buena comida.

 

 

Imagínense unas ricas quesadillas,  sopa de zetas y muchos platillos más. Con el #QueSeComeEnTresMarias dime que otra cosa deliciosa podríamos comer ahí.

En el Facebook de Leslie Almaguer en directo, les voy a dejar un link en donde pueden encontrar casitas, cabañas y lugares donde quedarse. Todo para disfrutar de un fin de semana y unir a la familia, donde los chicos estarán lejos de sus aparatos electrónicos, y los papás puedan preparar un asado, relajarse, meditar, dormir, en fin…

 

 

EL NOMBRE DE TRES MARÍAS SE DEBE A:

Las Tres Marías, portando los ungüentos para el cadáver de Cristo. Detalle de una obra de NicolausHaberschrack, 1470.

Manuscrito egipcio (en caracteres arábigos) de IlyasBasimKhuriBazziRahib, 1684. El ángel recibe a las Tres Marías ante el sepulcro vacío. Aunque solo se representan las figuras de dos, la tercera se identifica por el tercer nimbo que se encuentra tras los suyos.

William HolmanHunt, Cristo y las dos Marías, 1847. El número de los personajes femeninos no es constante en los relatos evangélicos.

Rubens, Las Santas Mujeres ante el sepulcro, 1611-1614. En este caso, el número es de seis, y dos los ángeles.

Carlo Crivelli, Políptico de la Catedral de Ascoli. El grupo de tres está aquí compuesto por la Virgen María, Juan Evangelista y María Magdalena.

Tres Marías (a veces utilizado en la forma Santas Marías, Tres Santas Marías o Santas Mujeres) es la denominación conjunta de distintos personajes evangélicos llamados María, generalmente se refiere a Maria Magdalena, María Salomé y María de Cleofás. No siempre coincidentes (la madre de Jesús, la Virgen María y algunos de los discípulos femeninos),1​ y el nombre convencional de dos temas evangélicos muy desarrollados en la cultura y el arte.

La relación de Jesucristo con las mujeres ha sido objeto de particular exégesis y hermenéutica en el cristianismo y de estudios de género desde una perspectiva laica.

Además de su madre, la Virgen María, las dos “Marías” más importantes de los relatos evangélicos son: María Magdalena (o de Magdala) y María de Betania (a veces identificada con la anterior,3​ pero más usualmente identificada como la hermana menor de Lázaro de Betania y Marta de Betania -véase también Marta y María-).

Se ha señalado la existencia de una oposición entre las personalidades de estas “Marías”, ambas las más cercanas a Jesús como “compañeras”: la de Magdala, caracterizada por el arrepentimiento, simbolizaría la Ley y los profetas (el Antiguo Testamento); la de Betania, caracterizada por el amor libremente escogido, simbolizaría el Nuevo Testamento.

Share Button
Top