Crece la indignación por el saqueo de despensas de parte de elementos del ejército

Crece la indignación por el saqueo de despensas de parte de elementos del Ejército del albergue y centro de acopio de la Unidad Deportiva la Perseverancia, desde donde se abastece a los refugios y comedores comunitarios que preparan alimentos para los damnificados, brigadas de voluntarios y unidades de apoyo de la cabecera municipal.

Desde el jueves de la semana pasada que trascendió que tomo el control del centro de acopio la SEDENA, las autoridades municipales aceptaron deslindarse del centro de acopio, para llevar un mejor control y manejo del mismo confió el alcalde.
Sin embargo grupos de ciudadanos y voluntarios que apoyaban en la labor se molestaron, porque les empezaron a negar la participación, las voces subieron de tono y de dieron airados reclamos, “ya no podían llevar personalmente la ayuda como lo venían haciendo”.

Hoy con gran indignación Griselda Pérez, lamentó como fue desplazada la gente y voluntarios de Jojutla, “no se vale que vengan los soldados hacer de las suyas, no se vale” aseguró que los militares empezaron a sacar en camiones y llevarse las despensas a Ticumán, Tlaquiltenango y otras comunidades.

“Los camiones de ayuda que venía dirigida a Jojutla, y están dejando sin nada este municipio” dijo molesta e indignada, luego de reconocer que la ayuda que llegó y el desastre supero la capacidad de organización, pero los soldados “tomaron el control” días después, cuando la gente ya estaba organizada.

Top