Ser mamá, arma secreta para hacer historia en Juegos Olímpicos

Getty Images

La ciclista estadounidense Kristin Armstrong cumplió su sueño en 2008 al colgarse la medalla de oro en la prueba contrarreloj de los Juegos Olímpicos de Beijing.

Un año más tarde anunció su retiro para ser mamá. En 2010 nació su hijo Lucas y con él la inspiración para regresar a las calles.

Armstrong reconoce que la imagen de su hijo fue su mayor motivación para retomar el ciclismo, pero al mismo tiempo sentía culpa por estar lejos de él.

Así, adoptó un nuevo sueño: subir nuevamente al podio olímpico y compartir el logro con Lucas.

En Londres 2012, Armstrong volvió a escribir su nombre en la historia y festejó con su hijo una nueva presea dorada.

Kristin, quien se convirtió en primera ciclista en ganar tres medallas de oro consecutivas, reconoce que dos factores fueron clave en su histórica hazaña.

“Trabajar en un gran hospital en Boise, Idaho, y ser mamá han sido mi arma secreta. Me brindan balance y me mantienen muy enfocada”, reveló.

Armstrong además es ahora la tercera mujer más veterana en ganar un evento individual en Juegos Olímpicos.

Vía: ESPN