Emotivo resultó el medio tiempo del encuentro de NBA entre los Rockets de Houston y los Pistones de Detroit, esto ante la aparición de un soldado con el anillo de compromiso en la mano para pedirle matrimonio a su novia, porrista del equipo local.

Al término del segundo cuarto del encuentro de temporada regular, pidieron a la animadora que pasara a la duela y le vendaron los ojos.

En ese momento un uniformado apareció en la cancha y se hincó con la sortija en la mano, mientras lentamente le descubrían los ojos a la porrista, quien reacciono sorprendida al ver su pareja proponiéndole matrimonio. La mujer se fue de espaldas sentándose sobre una colchoneta, mientras el soldado la siguió para ponerle el anillo.

Ella dijo sí. Posteriormente sellaron su compromiso con un beso y se fundieron en un abrazo.

Vía: Excelsior