Apps inútiles que deberías eliminar de tu móvil

Del mismo modo que algunos acumulan revistas y otros no pueden dejar de hundir sus librerías con películas, mucha gente acumula aplicaciones en su teléfono móvil. Aunque coleccionar cosas puede aportar algo al coleccionista, de momento no se ha encontrado ningún placer en tener apps sin uso en un teléfono, así que quizás sea hora de deshacerse de ellas.

Para convencer a los escépticos, nada como breve exposición de aplicaciones parecidas a las que puede tener tu dispositivo y que han sido sustituidas por funciones de las últimas versiones de Android o de iOS o que, directamente, no funcionan como tú te piensas que lo hacen. Por ejemplo, la app de la linterna. Desde hace tiempo, los iPhone y los móviles con Android tienen integrada esta función del flash en sus propias entrañas, lo que consume menos batería y, seguramente, exponga tus datos a menos peligros que instalando una app con publicidad que sirva para ese mismo fin.

Si aún tienes una app de linterna, busca la alternativa en el menú de acceso rápido de tu teléfono, porque segurísimo que está ahí. Otras apps que debes eliminar de cabeza son los antivirus. Que no te engañe tu cuñado o esa publicidad que has visto online: la única forma real de proteger tu dispositivo de cosas dudosas es educarte a no pulsar en anuncios raros de webs raras o en no bajar apps ni nada fuera de la tienda oficial o de distribuidores fiables.

Los antivirus para móvil solo gastan batería, emplean recursos en vano y envían notificaciones bastante molestas, además de que seguramente recopilen tus datos, algo que puede caer en malas manos muy fácilmente. Otro tipo de app que tienes que eliminar es cualquiera que promete ahorrarte batería del teléfono. Su única función es cerrar programas en segundo plano, algo que está demostrado que no ayuda a la vida de la batería, sino todo lo conrtrario.

La única forma de tener más batería es evitando que las apps corran en segundo plano de forma abusiva (justo lo que hacen muchas apps de ahorro de batería) y configurando bien los ajustes del teléfono para este fin. Es complicado recomendar algo específico, pues cada compañía tiene sus trucos, pero aprenderlos es cuestión de investigar un poquito.

Además, Android tiene varias opciones ya de ahorro de batería y el iPhone, en general, gestiona esto muy bien por sí solo, así que mejor no molestarles. Y aunque haciendo root o jailbreak es posible modificar algunas partes de los teléfonos para que consuman menos batería, esto es un proceso que un usuario medio no va a llevar a cabo por los riesgos y molestias que implican.

Otras aplicaciones molestas son, en muchas ocasiones, aquellas que incluyen las compañías o la propia Google. Por desgracia, desinstalar estas es complicado o imposible, pero siempre se pueden inhabilitar para que no estén en segundo plano y, cuando se conecten ocasionalmente, no consuman batería. Hay que tener cuidado con este tema, porque una cosa es inhabilitar Google Play Videos, que no sirve para casi nada; y otra muy distinta es intentar hacer lo propio con apps sensibles y que pueden dejarte sin alguna función importante, como los Servicios de Google.

Por último, pero no menos importante, hay que hacer un ejercicio de análisis personal y comprobar qué apps usas realmente y cuáles podrías sacrificar. ¿Sigues jugando a ese juego que te manda notificaciones cada semana? ¿Necesitas cinco apps de fotografía si al final solo usas Snapchat? ¿Sigues usando filtros de Prisma?

Si usas Android, no son pocos los expertos que recomiendan borrar las apps de Facebook y Messenger, pues consumen muchísimos recursos por lo mal programadas que están. En su lugar, se puede usar el navegador de Internet para acceder a la popular red social, aunque quizá esta no sea la mejor solución. Pero no hace falta ser tan extremo, solo sincero con uno mismo: ¿qué usas y qué no?

Vía: El Mundo