Usar mascarilla es la mejor forma de reducir la transmisión aérea

La transmisión aérea es la principal fuente de propagación del coronavirus y, como se ha dicho, usar una mascarilla es la forma más efectiva de detener el contagio de persona a persona, según un nuevo estudio realizado por un equipo de investigadores en Texas y California.

En primera instancia, los investigadores, liderados por Renyi Zhang del departamento de Ciencias Atmosféricas de la Universidad Texas A&M, compararon las tendencias de la tasa de infección de COVID-19 en Italia y Nueva York antes y después de que las mascarillas fueran obligatorias. Ambas ubicaciones comenzaron a ver que las tasas de infección se aplanan solo después de que se implementaron medidas obligatorias de mascarillas.

Calcularon que el uso de mascarillas previno más de 78 mil infecciones en Italia entre el 6 de abril y el 9 de mayo, y más de 66 mil infecciones en la ciudad de Nueva York entre el 17 de abril y el 9 de mayo.

“El uso de mascarillas en público corresponde al medio más eficaz para prevenir la transmisión interhumana, y esta práctica económica, junto con el distanciamiento social simultáneo, la cuarentena y el rastreo de contactos, representa la oportunidad de lucha más probable para detener la pandemia”, escribieron en un informe publicado el pasado jueves en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias.

Los investigadores realizaron el análisis para evaluar la efectividad de diferentes estrategias para detener la propagación de la infección y determinar cómo se transmite principalmente el virus.

Los virus pueden propagarse por contacto directo cuando una persona tose o estornuda a otra persona; contacto indirecto, cuando una persona tose o estornuda sobre un objeto que luego es tocado por otra persona; o en el aire a través de grandes gotas que caen rápidamente al suelo y pequeñas gotas, llamadas aerosoles, que pueden viajar varios pies y colgarse en el aire por un tiempo.

Top