Indagan en crimen disputa por agua


Juan David Juárez López, encargado de Seguridad Pública de Cuernavaca, Morelos, fue asesinado la noche del jueves en la Unidad Habitacional Teopanzolco.

El funcionario fue designado en ese cargo por el Alcalde Antonio Villalobos, en agosto pasado.

Entre las líneas de investigación las autoridades ministeriales de Morelos verifican si el asesinato tiene una conexión con los grupos criminales que pelean el control del Sistema de Agua Potable y Alcantarillado de Cuernavaca (SAPAC), revelaron fuentes oficiales.

Esto, explicaron, porque el ex mando intervino en la seguridad de ese organismo, la protección a trabajadores, de vigilancia y seguimiento a pipas de agua, parte de las medidas para acotar a la delincuencia organizada incrustada en esa dependencia.

A la investigación se suman testimonios de trabajadores del SAPAC respecto a unas supuestas amenazas de ex directivos del Sistema contra “altos funcionarios municipales”.

Fernando Blumenkron Escobar, ex director general del SAPAC y Héctor Omar Maganda, ex asesor general, presentaron su renuncia el 15 de noviembre por desacuerdos con el Edil Villalobos, quien supuestamente se negó a proporcionar a los ex funcionarios las participaciones federales que le corresponden al organismo, para sanear sus finanzas.

Sin embargo, los recursos federales fueron retenidos, indicó personal del SAPAC, ante la posibilidad de que ese dinero fuera a parar al crimen organizado.

Los trabajadores indicaron que desde la salida de los ex funcionarios comenzaron a recibir mensajes sobre supuestas amenazas contra funcionarios del Gobierno municipal “por la traición de Villalobos”.

Villalobos designó el 16 de noviembre a Mauricio Vega Chavaje como encargado de despacho del SAPAC con la encomienda de evitar la intervención criminal en el organismo, de la mano de Juan David Juárez con la seguridad.

El día que Vega tomó el encargo, acudió al SAPAC el Coronel Félix González Lara, asignado como comandante de la Guardia Nacional en Morelos, como reflejo de un respaldo a la nueva Administración de ese organismo, y de paso cerrarle la llave al crimen.

Desde la Gobierno municipal de Cuauhtémoc Blanco, esa dependencia fue supuestamente controlada por el grupo criminal de “Los Rojos” para la operación de las tomas clandestinas y la venta del líquido mediante su distribución en pipas.

El déficit de ese organismo ocasionó deudas a la CFE de hasta 400 millones de pesos y falta recursos para operaciones de pozos.

Tras el cambio de Gobierno, “Los Rojos” continuaron pelearon con un grupo denominado “Los Tlahuica”, el control de la SAPAC, que derivó en el asesinato de tres empleados, además de narcomantas, amenazas de muerte e inmuebles baleados.

En su último ataque, “Los Tlahuica” dejaron una narcomanta en la que reclamaba al Gobernador Cuauhtémoc Blanco que su Jefe de Oficina, José Manuel Sanz, les había prometido la operación del SAPAC y que, en vez de eso, el Alcalde Antonio Villalobos había entregado el control a “Los Rojos”.

Vía: Reforma