La policía británica halla 39 cadáveres en un camión en una zona industrial de Essex

La policía de Essex (ReinoUnido) ha hallado este miércoles por la mañana 39 cadáveres dentro de un camión en una zona industrial de Grays, al este de Londres. Los agentes han detenido al conductor, un norirlandés de 25 años arrestado bajo sospecha de homicidio y a quien están interrogando. La policía ha informado de que al menos hay un adolescente entre los fallecidos.

El descubrimiento se ha realizado a la 1.40 de la madrugada en un polígono industrial de Waterglade, en Grays, después de que las autoridades respondieran a un aviso efectuado al servicio de ambulancias. A media mañana, la número dos de la policía de Essex, la comisaria Pippa Mills, ha anticipado a los medios que la investigación se encuentra aún en una “fase muy preliminar”. No ha querido responder a una de las preguntas clave de los medios convocados: ¿Quién había avisado previamente a los servicios de emergencia de ambulancia para que acudieran al polígono industrial?

El superintendente de la policía Andrew Mariner ha explicado que están investigando la identidad de los fallecidos, un proceso que “podría ser largo”, y que el camión entró en el Reino Unido el pasado sábado 19 de octubre. Al parecer, este camión procede de Bulgaria y accedió al país a través del puerto de Holyhead.

Las autoridades no han confirmado aún si el camión pudo haber entrado en territorio inglés desde la República de Irlanda o desde Irlanda del Norte. En cualquier caso, el trágico suceso coincide con el incremento en los controles fronterizos en los puertos franceses de Calais e inglés de Dover.  La ruta entre ambos, a través del canal de La Mancha, es la más habitual entre el continente y la isla. Los expertos sugieren que ese refuerzo habría desviado a las organizaciones de tráfico de inmigrantes a buscar rutas alternativas.

Un cordón policial protege en estos momentos la zona industrial, que está cerrada, mientras se realizan las investigaciones. “Se trata de un incidente trágico en el que un gran número de personas ha perdido la vida”, ha lamentado Mariner. La ministra del Interior británica, Priti Patel, se ha mostrado “impactada y triste” por la “trágica” noticia.

“Estoy conmocionado por el trágico incidente de Essex. El Ministerio del Interior me mantiene puntualmente informado. Trabajaremos en cooperación con la policía de Essex para establecer exactamente qué ha ocurrido. Mis pensamientos están con los fallecidos y sus familiares”, ha escrito el primer ministro, Boris Johnson, en la red social Twitter.

Según ha contado a la prensa local el consejero delegado de la Sociedad de Camiones de Carretera (Road Haulage Association), Richard Burnett, el vehículo era un camión frigorífico y añadió que el suceso revela el “peligro” de las mafias de inmigración, según informa Efe. Las condiciones en las que se encontraron esas personas fueron “absolutamente horrendas”, según el responsable de la Sociedad de Camiones de Carretera. Las cámaras frigoríficas “son oscuras e increíblemente frías y las temperaturas llegan a alcanzar allí los 25 grados bajo cero si transportan productos congelados”, lo que provoca que los humanos “pierdan la vida bastante rápido”, puntualizó.

Preguntado por cuál creía que habría sido la ruta seguida por el camión, respondió que podría haber viajado en ferri desde Cherburgo (Francia) hasta Rosslare (Irlanda) antes de conducir hasta Dublín y allí tomar, hipotéticamente, otro ferri hasta Holyhead (Norte de Gales), desde donde se habría desplazado a Kent por carretera.

En el verano de 2015, cuando entraban en Europa decenas de miles de refugiados, la policía austriaca halló los cadáveres de 71 personas de Siria, Irak y Afganistán en un camión abandonado junto a una autopista. Entre ellos había ocho mujeres y cuatro niños. En junio de este año, un tribunal húngaro condenó a cuatro traficantes a cadena perpetua como responsables de esas muertes.

Con información de El País.