Requieren universidades públicas estatales 5 mil mdp para concluir el año

Para el cierre de este año, se estima que nueve universidades públicas estatales que presentan problemas financieros críticos y cuya operación está en riesgo, requerirán 5 mil millones de pesos en total, adicionales al presupuesto autorizado, sin que este monto resuelva su déficit histórico.

Nueve instituciones de educación superior, en conjunto con la Subsecretaría de Educación Superior de la Secretaría de Educación Pública (SEP), la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (Anuies) y la Asociación Mexicana de Órganos de Control y Vigilancia en Instituciones de Educación Superior (Amocvies), iniciaron un amplio proceso de análisis que ha permitido identificar y dimensionar el problema del déficit con el que operan.

A través del documento Resultados del diagnóstico integral de nueve universidades públicas estatales en situación financiera crítica, la SEP dio a conocer los principales hallazgos de dicho análisis, así como un conjunto de conclusiones y recomendaciones aplicables a todo el Subsistema de Educación Superior Universitaria.

A la fecha, las universidades públicas estatales que presentan problemas financieros críticos que ponen en riesgo su operación son: la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM), Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca (UABJO), Universidad Autónoma de Nayarit (UAN), Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS), Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ), Universidad Autónoma del Estado de México (UAEMEX), Universidad Juárez Autónoma de Tabasco (UJAT), Universidad Autónoma de Chiapas (UNACH) y la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH).

Cabe recordar que la entrega de recursos a las nueve universidades para el cierre del ejercicio fiscal de 2018, estuvo condicionada a que cada una de esas universidades presentara un programa de reducción del déficit presupuestal, cuyo contenido y avances en su cumplimiento se publicaron en la página electrónica: https://sep.entransparencia.mx/, lo que constituye un amplio ejercicio de transparencia y rendición de cuentas.

De igual manera, en el marco de las disposiciones de los convenios de apoyo financiero y del Presupuesto de Egresos de la Federación, todas las universidades están obligadas a consolidar sus procesos de disciplina financiera, transparencia y rendición de cuentas.

Con el propósito de atender la situación financiera de estas instituciones y tomar decisiones preventivas para otras que están enfrentando un riesgo similar, se integró una comisión coordinada por el subsecretario de Educación Superior, la cual decidió actuar en dos etapas, la primera fue atender la situación urgente que enfrentaban las nueve universidades para que pudieran cerrar el ejercicio fiscal 2018.

Como resultado de las gestiones ante la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), se autorizaron en total 2 mil 309 millones de pesos, que fueron asignados el 21 de diciembre de 2018 a ocho de las nueve universidades para solventar los compromisos de fin de año y garantizar la continuidad de los servicios educativos.

        Una de esas ocho universidades que recibió recursos no regularizables fue la UAEM, con 408 millones de pesos, que junto con las otras instituciones de educación superior firmó los convenios de apoyo financiero con la participación de los respectivos gobernadores y secretarios de finanzas locales, a fin de hacerlos corresponsables en la búsqueda de soluciones al déficit de las universidades. Cabe mencionar que la Universidad Autónoma de Chiapas (UNACH) obtuvo recursos para pagar salarios y prestaciones de fin de año a través del apoyo del gobierno estatal.

En la segunda etapa, se acordó formular una estrategia para la solución estructural del déficit en todas las instituciones de educación superior, para ello, se integró un comité técnico con personal de la Dirección General de Educación Superior Universitaria (DGESU-SEP), la Anuies y Amocvies, para realizar un diagnóstico integral sobre la situación financiera de las nueve universidades, así como proponer un modelo de atención y prevención para todas las demás instituciones.

Con base en información proporcionada por las universidades en las reuniones de trabajo con los rectores y sus equipos, la proyección del déficit de las nueve universidades al 31 de diciembre de 2019, considerando los pasivos históricos, asciende a 16 mil 677 millones de pesos.

Este monto es superior al diagnosticado en abril de 2018 –que era de 15 mil 509 millones de pesos–, lo que indica que la situación deficitaria de las universidades está aumentando y requiere una solución estructural, así como acciones concertadas y coordinadas entre los gobiernos estatales, la SEP y la SHCP con un horizonte de mediano y largo plazo.

Dada la magnitud de la problemática financiera de las nueve universidades, el documento publicado por la SEP, la Anuies y la Amocvies, considera necesario diseñar estrategias para la atención del déficit en el corto plazo –al cierre de 2019– y en el mediano plazo (2024), bajo la consideración de que esta problemática no se limita a las nueve universidades, y que los cursos de acción deberán estar dirigidos al conjunto de instituciones públicas de educación superior.

Para el corto plazo, se sugiere gestionar ante la SHCP la restitución del programa de Apoyos para la atención a problemas estructurales de las Universidades Públicas Estatales a partir del segundo semestre de 2019, con un monto de 5 mil millones de pesos, a fin de que se cuente con un fondo, con nuevas reglas de operación, destinado al conjunto de universidades públicas estatales, que atiendan las distintas causas del déficit. Además, señala que los proyectos que se apoyen deberán estar orientados a resultados significativos que contribuyan a reducir el déficit.

        El documento Resultados del diagnóstico integral de nueve universidades públicas estatales en situación financiera crítica, puede consultarse en: www.uaem.mx/rescate-financiero.