La negatividad es contagiosa, por eso rodéate de personas que saquen lo mejor de ti

Quizá ha llegado ese punto en tu vida en el que  quieras hacer algunos cambios para estar en paz con lo que eres y abrir nuevas puertas en el camino . Pero si estás rodeada de negatividad es como si estuvieses prediciendo tu destino al decirte a ti misma: “lo haré pero de todos modos voy a perder”. Te estás convenciendo de que no eres lo suficientemente buena y con esa actitud, tu cuerpo y tu mente lo van a creer.

Solo tenemos una vida como para desperdiciarla entre tanta negatividad. ¿Por qué llenarte de ella?

En la vida, van a pasar cosas malas. Es un hecho pero muchas veces no nos damos cuenta de dónde provienen esas cosas malas que nos pasan y aunque mucho tiene que ver la forma en la que vemos al mundo y actuamos, también quienes nos rodean se convierten en un factor muy importante.

Quizás ahora tienes a una o varias personas que no están aportando nada positivo a tu vida; personas que te hacen dudar de ti misma y que te hacen sentir agotada. Te darás cuenta en el momento en que comiences a sentir un gran peso en la espalda, aún cuando no estén presentes.

Es momento recortar esas personas que sólo agregan toxicidad a tu existencia. Estas personas solo pueden escuchar su lado de la historia. Son ese tipo de personas en las que no se puede confiar porque cuando les des oportunidades para tomar tu mano, te tomarán el pie…y eso duele. No tiene que seguir lastimándose. Déjalos ir.

No tienes que dar espacio a la deshonestidad y la manipulación. No tienes que ser condescendiente para que la gente quiera estar en tu vida. Más bien, defiéndete y atrae a individuos que vibran positivo a tu círculo. Cuando te deshaces de lo malo, creas espacio para lo bueno.

La persona que ama hablar de todos a sus espaldas, nunca será un buen amigo, porque ten por seguro que hace lo mismo contigo. Las personas que viven para el drama y las peleas solo atraerán la negatividad en tu vida y pronto te volverás en un cúmulo de odio y rencor por todo lo que absorbes de ellas.

Su mala energía comenzará a penetrar en tu ser y afectará tu estado de ánimo. Estas personas malintencionadas te quitarán la vida. Tienen este poder porque la negatividad es generalizada. Es una enfermedad que con el tiempo te agotará la energía y tú mismo te hundirás en patrones negativos. No vale la pena aferrarte a personas que simplemente agregan mala energía a tu vida, mejor, rodéate de quienes sacan lo mejor de ti.

¿Te sientes atrapada o abrumada?. ¿Hay demasiados chismes, malas palabras y drama a tu alrededor?. Necesitas un descanso de la negatividad que te rodea. ¿Por qué enfocar tu energía en pensamientos, emociones, personas y situaciones negativas? Haz un cambio radical y enfócate en cosas positivas; cosas que te ayudan a crecer.