Sacrifican a oso en Oregón por ser demasiado amistoso con los humanos

Share Button

Las autoridades de Oregon sacrificaron a un pequeño oso negro amistoso por su comportamiento amable hacia los humanos, quienes a pesar de las restricciones le dieron comida y se tomaron selfies con él.

El Departamento de Pesca y Vida Silvestre de Oregón dijo que el oso había sido visto cerca de una rampa para botes en un lago en Scoggins Valley Park, que se encuentra a unas 34 millas al oeste de Portland, y que se había habituado al área.

Las autoridades se enteraron de la interacción del oso con los humanos luego de que en redes sociales se empezaron a publicar fotografías de personas con el animal.

“Durante la semana pasada, se llamó a los agentes a la misma área varias veces a donde las personas se habían llevado comida para el animal”, dijeron funcionarios de fauna silvestre en un comunicado de prensa citado por WIVB.

La policía local fue llamada al área al menos en dos ocasiones y le pidieron a los visitantes que se mantuvieran alejados del oso.

Tras las advertencias, biólogos de la vida silvestre intentaron atrapar y reubicar al animal.

En los intentos encontraron que el oso estaba comiendo una mezcla entre semillas de girasol y otros alimentos que fueron dejados por los visitantes a un lado de la carretera, aproximadamente a una milla de la entrada del parque.

Tras los hallazgos, los expertos determinaron que no sería seguro reubicar al oso y decidieron que debía de ser sacrificado.

El oso fue baleado y muerto, según informó Ventura County Star.

“Este es un ejemplo clásico de por qué imploramos a los miembros del público que no alimenten a los osos”, destacó Kurt License, un biólogo de vida silvestre de la agencia.

El biólogo destacó que aunque las personas tengan buenas intenciones un oso nunca debe de ser alimentado ni tener interacciones con los humanos, porque se pueden volver peligrosas en un futuro.

“Digamos que vuelve a la vida salvaje y crece y agrega alrededor de 200-300 libras a su peso. Es grande, es fuerte y aún cree que puede acercarse a la gente. Eso no va a ser bueno y alguien va a ir para dispararle”, fue lo que explicó Ann Bryant, directora ejecutiva de BEAR League, en abril pasado, cuando un oso fue evaluado por su contacto con los visitantes de un centro turístico en California.

En Oregón, es ilegal ofrecer o tirar cualquier producto que pueda atraer a algún animal de la vida silvestre.

Con Información de: noticias ya

Share Button
Top