Esos raros celulares nuevos, edición 2019

Cuando Derek Zoolander (interpretado por el actor Ben Stiller) sacó su diminuto celular del bolsillo, realizó en 2001 una gran burla y una demostración cabal de que se había alcanzado un límite en la reducción de los celulares. Tiempo después, y aunque no necesariamente por esa parodia, los fabricantes de teléfonos móviles dejaron de intentar ganar la carrera por la miniaturización y cambiaron no solo de tamaño, sino también de diseño.

En la reciente Mobile World Congress ( MWC 2019 ) llevada a cabo en Barcelona, se pudo ver que la tendencia a nivel diseño apunta claramente hacia los teléfonos plegables, que fueron la gran estrella de la muestra junto con la tecnología de conexión 5G (del que presumen, precisamente, estos modelos que se pliegan).

Posteriormente llegaron los prototipos, como el que hace unos años mostró Lenovo: un ejemplar que se doblaba hasta convertirse en una pulsera. Pero este año la firma china Xiaomi presentó un ejemplar que se dobla en tres partes y ya en la previa de la MWC, la surcoreana Samsung mostró al flamante Galaxy Fold con una pantalla de 4,8 pulgadas que se convierte en una de 7,3 pulgadas cuando está desplegado y la posibilidad de trabajar con 3 aplicaciones distintas a la vez. Se trata de un teléfono unido por una bisagra que, al desplegarse, alcanza el tamaño de una tablet pequeña. Se lanzará en abril a un precio nada módico: 1980 dólares.

Con información de: LA NACION