¿Por qué regresas más cansado de vacaciones?

¡Necesito unas vacaciones de las vacaciones! ¿Te suena esta frase? No es nada raro, a todos nos ha pasado. No importa si saliste 3 días o una semana para descansar de la rutina, nunca parece ser suficiente. Entérate por qué regresas más cansado de vacaciones.

Al momento de planear unas vacaciones, nuestro ideal no sólo es ir a un lugar desconocido para descubrir nuevos paisajes, tomar fotos increíbles y vivir experiencias inolvidables, también, en gran parte, es alejarnos de la rutina, el tráfico, el caos y las responsabilidades, para descansar y recuperar energía para volver al trabajo, escuela o la vida diaria.

Sin embargo, no siempre sale así. De hecho, es más común que regreses cansada de vacaciones, antes que descansada y con toda la energía, pero ¿por qué pasa? Aquí algunas razones con las que seguro te identificas, pero quizá nunca se lo atribuiste.

Cambios de horarios

¿Quién mantiene sus horarios de sueño durante las vacaciones? Prácticamente nadie. La razón es muy sencilla: al otro día no tienes que ir a trabajar, por lo tanto, puedes desvelarte y dormir hasta tarde, no importa si es yendo a un bar o antroviendo series o platicando con tu pareja.

El problema es que, al dormir más tarde y despertar a mediodía, cambias el ciclo de sueño de tu cuerpo y, por lo tanto, la calidad del sueño, lo cual repercute en tu sensación de cansancio, la cual se va acumulando a lo largo de los días hasta tu regreso a la rutina.

Eso sin tomar en cuenta que en ocasiones ni siquiera duermes tus 7 u 8 horas porque al otro día tienes planes… y aunque lo hagas, eso suele ser por la mañana, mientras que, según expertos, el descanso más profundo para tu cuerpo se da entre las 11 p.m. y 4 a.m.

Jet lag

Si tus vacaciones fueron en un país con horario diferente, el terror empieza cuando regresas a casa. Quizá lograste esquivar el jet lag durante tu viaje, gracias a la adrenalina y la emoción de cumplir tu sueño de visitar ese lugar que tanto deseabas, pero a tu regreso no podrás escapar.

El problema es que, según Mayo Clinic, el jet lag también te puede causar insomnio, lo cual repercute en un mayor sueño o fatiga durante el día, sin dejar de lado la dificultad para concentrarsecambios de humor y problemas estomacales. Afortunadamente es temporal, sólo bastará resistir esos primeros días.

Disfrutar al máximo

Un mal nada raro, de hecho, a mí me acusan de tomar vacaciones para cansarme, más que para descansar, pues no concibo la idea de quedarme en casa sin hacer nada teniendo la oportunidad de salir y hacer todo aquello que mientras estoy trabajando no puedo.

Si te identificas con esto, seguro en tus vacaciones despertaste tempranopara salir a desayunar, encontrar un buen lugar en la playa, tomar ese tour o excursión que prometía llevarte a los lugares menos conocidos y más bonitos del lugar, caminaste horas para recorrer ese pueblo mágico o tu ciudad.

Y eso no aplica sólo para cuando sales de tu ciudad, pues siempre encontrarás algo que hacer, ya sea en tu casa, con amigos o incluso tus hijos, pues no negarás que intentar seguirles el paso es agotador. El resultado: terminar más agotada que cuando empezaste tus vacaciones.

Síndrome postvacacional

depresión después de vacaciones. Aunque suele presentarse más como una resistencia a regresar al trabajoirritabilidad, melancolía o indiferencia, también puedes presentar síntomas como cansancio, fatiga, somnolencia o falta de concentración.

Esto es algo natural, pues añoras esos días en la playa o en tu casa viendo series y leyendo, sin embargo, empeora en quienes no se sienten a gusto con su trabajo o ven las vacaciones como un escape de éste.

Por lo tanto, si después de unos días no logras superar esta sensación, debes revisar qué hay de fondo, pues los pensamientos negativos pueden llevarte a un cuadro de ansiedad o depresión, pero también es posible que alteren tu sistema inmune, haciéndote propensa a enfermarte.

Afortunadamente, es posible acabar con el cansancio posterior a las vacaciones. La clave principal es retomar tus horarios y “rituales” de descansoalimentarte saludablemente (no lo niegues, en vacaciones el alcohol, los carbohidratos y el azúcar dominan tu dieta, lo cual también influye en tu sensación de cansancio), haz ejercicio, pero máximo 3 horas antes de dormir, y mantén una actitud positiva.

Aunque no lo creas, pensar en lo bueno de regresar a tu rutina, es importante no sólo para reducir el cansancio, también para que la vuelta a la vida diaria sea más llevadera y te sientas motivada. Finalmente, de ser posible, regresa de tu destino vacacional o retoma tu ritmo habitual uno o dos días antes de volver al trabajo, así el golpe de realidad no será tan fuerte.