12 frases de Jaime Sabines sobre el amor verdadero

Siendo el tema más recurrente en sus poemas el amor, Jaime Sabines nos compartió muchas de sus reflexiones al respecto.

Uno puede enamorarse mil veces quizá, pero hay amores que marcan mucho más. Y aunque algunos puedan ser altamente pasionales, que sacuden, ocurre un algo que impide que de algún modo “necesitemos” a esa persona. ¿Qué es lo que hace que alguien se vuelva tan deseable en nuestra vida, casi imprescindible (o al menos así se sienta)?

Aunque es difícil definir el amor verdadero, podríamos caer en cuenta que, sin que una persona se convierta en la condición de la felicidad propia (ya que esa es una tarea individual) sucede verdaderamente que con ciertas personas la existencia se torna más significativa, ello la vuelve de algún modo necesaria, y sobre ello han escrito incontables poetas en la historia del mundo.

Compartimos algunas frases de amor, extraídas de fragmentos de poemas y cartas de Jaime Sabines, el poeta y político chiapaneco que renunció a su profesión de doctor por una más lírica, sobre esas personas a las que sentimos necesitar, y que ello las vuelve en un amor más presente, futuro, persistente, y quizá, real.

1.- ¿En qué lugar, en dónde, a qué deshoras me dirás que te amo? Esto es urgente porque la eternidad se nos acaba…

2.- Mansamente, insoportablemente, me dueles. Toma mi cabeza. Córtame el cuello. Nada queda de mí después de este amor.

3.- Tú eres como mi casa, eres como mi muerte, amor mío.

4.- No es que muera de amor, muero de ti. Muero de ti, amor, de amor de ti, de urgencia mía de mi piel de ti, de mi alma, de ti y de mi boca y del insoportable que yo soy sin ti.

5.- Te quiero, amor, amor absurdamente, tontamente, perdido, iluminado, soñando rosas e inventando estrellas y diciéndote adiós yendo a tu lado.

6.- Te quiero, sí, te quiero: pero a medida de que te quiero se me van haciendo innecesarias las palabras.

7.- Amor, todos los días. Aquí a mi lado, junto a mí, haces falta.

8.- (…) Estoy enfermo de ti que me eres necesaria como un vicio tremendo imprescindible, exacta, insoportable.

9.- Estoy terriblemente solo. Te necesito. No puedo defenderme más contra tu ausencia y mi soledad.

10.- En ese momento sentí que te quería más allá de la pasión que es necesidad, más allá del hábito que es ejercicio.

11.- Porque eres distinta a todas las mujeres, en tu cuerpo, en tu andar, en lo que eres para mis ojos, en lo que sugieres a mi corazón.

12.- Me doy cuenta de que me faltas  y de que te busco entre las gentes, en el ruido,  pero todo es inútil.