Los riesgos de la dieta milagro

Share Button

Perder en un solo mes todos los kilos que nos sobran desde hace años, o incluso perderlos en apenas una semana porque tenemos una boda, no es sano en absoluto. El organismo necesita evolucionar hacia su peso adecuado, pero siempre de manera paulatina, poco a poco. De esta forma, no sólo evitaríamos problemas derivados de un cambio abrupto en cuanto al metabolismo, sino que también afianzaríamos una alimentación equilibrada paso a paso, un estilo de vida más saludable a largo plazo en el que, sin duda, la práctica moderada de deporte será también un magnífico aliado.

Por otra parte, está el efecto rebote de estas dietas. Suele suceder que una vez completadas, la persona recupera con mucha facilidad su antiguo peso, o coge más kilos de los que perdió si cabe. Esto tiene una sencilla explicación: no se han sentado unas bases sólidas de alimentación y de forma de vida, sino que se trata de un desafío que puede llegar a generar ansiedad y desordenar los hábitos alimentarios.
 

¿Por qué no debemos prescindir de la carne?

Cuando se trata de alimentarnos debemos saber que no debemos tomar decisiones a la ligera, y que prescindir de algunos productos puede puede generar desequilibrios nutricionales si no se cuida el resto de la alimentación. Si queremos cuidar correctamente nuestro organismo las “dietas milagro” no nos van ayudar, ya que eliminan ciertos alimentos y suelen ser desequilibradas. Muchos de estos “métodos” incitan a eliminar la carne de sus menús, cuando sabemos que la carne aporta proteínas, vitaminas y minerales, encajando en una alimentación variada y equilibradaadaptada de forma individual.

Comer fruta, verdura, carne, pescado… es decir, seguir una completa alimentación resulta fundamental resulta fundamental junto con otros hábitos de vida saludable. Dentro de estos hábitos, la carne ocupa un papel esencial, ya que es fuente de proteínas, vitaminas del grupo B, como la B12 y minerales como el zinc o el potasio. 

Septiembre es un mes de vuelta al cole, de vuelta a la rutina y también de regreso al frenesí de la gran ciudad, a los nuevos planes por hacer y a los propósitos para la nueva temporada. Tomar la decisión de practicar ejercicio y llevar una alimentación equilibrada siempre será mucho más saludable que elegir una “dieta milagro”.

Vía: Carne y salud

Share Button
Top