Rabiot estaría amarrado por el Barça

Share Button

Adrien Rabiot no volverá a jugar en el PSG. Así lo confirmó Antero Henrique, con otras palabras (“quedará en el banquillo por un período indefinido”), al anunciar que las conversaciones entre la madre del jugador y el club “se han acabado”.

El trasfondo de esa ruptura tiene al Barcelona como protagonista, porque el club azulgrana tiene encaminado el fichaje del mediocampista francés, al que pretende incorporar al acabar esta temporada libre de contrato.

Libre de contrato significa una prima de fichaje, nuevo eufemismo en el mundo del fútbol que permite a los jugadores hacer negocio con cambiar de club al acabar contrato, que le representará a Rabiot un ingreso de 11,4 millones de dólares, que le pagará gustoso el Barça firmándole en paralelo un contrato de cinco temporadas de duración con un salario anual cercano a los 12 millones y que colocarán en el segundo escalafón de la plantilla azulgrana.

“No hay nada firmado, aún, pero hay mucho acordado” confirmó a ESPN una fuente cercana al área deportiva del club español, quien recordó que los contactos entre el Barça y Rabiot comenzaron “hace muchos meses”, cuando Abidal y Pep Segura, en julio, viajaron a País para presentar su interés al PSG por un lado… y comenzaron de forma directa su tarea de seducción al jugador por otra.

El PSG se negó a negociar, calificando al futbolista “intransferible”, pero la madre de Rabiot, quien lleva la voz cantante en sus asuntos profesionales, abrió la puerta, sin aceptar ni rechazar su fichaje a la espera de cómo se desarrollasen los acontecimientos. El Barcelona quedó a la espera y manteniendo contactos durante los siguientes meses, llegado diciembre desencadenó un asalto que, hoy, ya se entiende definitivo.

Las conversaciones entre el club francés y Rabiot entraron en un callejón sin salida, estalló el caso al considerarse desde París que el futbolista había sido con “malas artes” desde Barcelona y se desembocó en la dura declaración de Henrique, director deportivo, del PSG que dejó ya al descubierto el plan final.

REJUVENECIMIENTO Y CAMBIO

El Barça permanece mudo y no quiere dar a conocer sus planes por más que desde el Camp Nou se mantiene la certeza de tener atado un fichaje que el área deportiva considera “fundamental” en el futuro deportivo de la plantilla.

El fichaje de Rabiot, de 23 años, forma parte de la tercera etapa en el rejuvenecimiento del vestuario azulgrana. Si primero fue el turno de Dembélé y esta temporada llegaron al Camp Nou Lenglet y Arthur, el futbolista francés es

uno de los nombres señalados, que no el único, en la tercera etapa que plantea el Barça en su operación futuro.

En este planteamiento se entiende la más que probable salida de Denis Suárez y Rafinha; el segundo al acabar la temporada y el primero, quizá, ya en este mercado invernal, mientras que no sería descabellado imaginar un traspaso de Rakitic, tanto por su edad (cumplirá 31 años en marzo), como por la posibilidad de obtener un buen rédito económico de su venta y, a la vez, reducir una masa salarial que se considera trascendental en los planes económicos del Barça.

Lo que se estima bien encaminado es la llegada de Rabiot. El jugador permanece firme en su idea de dejar París a fin de temporada y ni la amenaza del PSG, que ya le ha dejado fuera del equipo en los dos últimos partidos, ha variado sus planes.

Y por más que sea uno de los caramelos más dulces que puedan existir en el mercado para clubs del músculo económico de Manchester City, United, Juventus o, incluso, Bayern Múnich, en el Camp Nou se entiende que el fichaje, a seis meses vista, será una realidad.

Share Button
Top