Santa Lucía será aeropuerto internacional y AICM nacional

Share Button

El secretario de Turismo, Miguel Torruco Marqués, informó que el aeropuerto que se construirá en la base militar de Santa Lucía será para vuelos internacionales, mientras que el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) se ocupará para vuelos nacionales.

“Ya se decidió: va a ser Santa Lucía el internacional y el de la Ciudad de México el nacional. Va a haber un gran proyecto aeroportuario metropolitano con el de Toluca, como lo hacen todos los países del mundo sin cerrar sus aeropuertos”, indicó durante su primera conferencia de prensa como titular de la Secretaría de Turismo (Sectur).

El centro de investigación Mitre, cuyas recomendaciones siguen las aerolíneas estadounidenses, criticó con severidad el plan de Andrés Manuel López Obrador de cancelar el aeropuerto de Texcoco para, en su lugar, operar simultáneamente el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, la base militar mexiquense con nuevas pistas, y el aeropuerto de Toluca. El argumento es que traería una complejidad innecesaria.

El secretario afirmó que no hay problema con el aeropuerto de Santa Lucía, ya que será una gran terminal aérea que detonará la economía en la zona.

Declaró que la terminal capitalina tendrá una remodelación para hacerla más fluida y que la de Toluca servirá de complemento.

Torruco Marqués señaló además que todo es cuestión de organización y de ahorro, porque “no podemos dilapidar los recursos porque la prioridad es la seguridad, combatir la pobreza y la corrupción”.

Ya bajo el gobierno de López Obrador, el Consejo de Administración del Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM) —entidad encargada de la fallida construcción del aeropuerto en Texcoco— ofreció recomprar 1,800 millones de dólares (mdd) de los 6,000 mdd en bonos que fueron colocados para financiar la obra.

Sin embargo, un grupo de tenedores de estos activos emitidos por el fideicomiso MexCAT rechazó lo que ha sido considerado como un control de daños propuesto por el gobierno de López Obrador tras la cancelación de la obra.

También dijo que todos los ecologistas y todos los capitalinos deben estar felices de que no se va a utilizar el único vaso regulador que tiene la Ciudad de México (el lago de Texcoco), ya que de haberse quitado habría problemas de inundación.

Vía: Expansión

Share Button
Top