Inundaciones en Francia, un caso recurrente

Share Button

En el sur de Francia 12 personas perdieron la vida por las inundaciones. Aunque las autoridades señalaron que el incidente fue fuerte, las tragedias materiales por lluvias en esa área del país no son algo nuevo.

Las lluvias fuertes y repentinas son un fenómeno recurrente en la costa mediterránea francesa, especialmente en el otoño, cuando el aire caliente sale del mar hacia áreas montañosas del interior.

De acuerdo con la Agencia France Press, la región más afectada fue Aude, donde la cifra de fallecidos fue de siete, más un desaparecido y ocho personas heridas en estado de gravedad. Debido a ello, todas las autoridades, incluido el Primer Ministro y Ministro de Interior en funciones, Édouard Philippe, visitaron la región horas después de que se reportaran los incidentes

Luego de que el funcionario recalcara que el desastre fue causado por una de las tormentas más mortíferas que han caído en su territorio en la última década, enfatizó que la cifra de víctimas podría ir en aumento conforme los elementos de búsqueda vayan accediendo a más zonas afectadas en los próximos días

Entre las víctimas figuró una monja que fue arrastrada por el agua mientras dormía en una edificación destruida por las lluvias, así lo comunicó el prefecto Alain Thirion, del departamento de Aude.

Algunas personas tuvieron que ser rescatadas en helicóptero desde los techos de sus casas porque las tormentas nocturnas desataron el equivalente a varios meses de lluvias en apenas una horas.

En la ciudad de Carcasona, en la capital de Aude, se registraron trombas de agua de hasta 350 litros por metro cuadrado, y el domingo en apenas cinco horas cayeron entre 160 y 180 milímetros. Una de las localidades más afectadas en sur fue Trébes, donde otras cinco personas más murieron. En esta misma área, el río Aude experimentó un aumento de más de siete metros, algo que no se producía desde hace 127 años.

Las autoridades anunciaron a través de un comunicado que cuatro poblaciones tuvieron que ser evacuadas este lunes, entre ellas la de Pezens, donde una presa se desbordó y cuyos habitantes no podrán regresar hasta que las autoridades confirmen que la zona es segura

Se señaló que más de tres mil 300 hogares permanecieron sin electricidad, y en Aude se dictó la vigilancia roja por el riesgo de que más lluvias sorprendan a sus habitantes.

Con información de Reporte índigo

Share Button
Top