Ordenan evacuar a más de 1 millón de personas

Share Button

Las autoridades de Carolina del Sur ordenaron a cerca de 1 millón de personas evacuar las costas, en momentos en que el estado y su vecino Carolina del Norte se preparan para la llegada del huracán Florence, la tormenta más poderosa en acercarse a territorio continental estadounidense este año.

Florence se fortaleció a una tormenta de categoría 4 potencialmente catastrófica con vientos y agua que podrían causar caos en un amplio estrecho de la costa este.

En Carolina del Sur, el gobernador Henry McMaster dijo que las marejadas allí pudieran llegar a hasta 3 metros de altura y que aproximadamente 1 millón de residentes dejarán el área costera.

El gobernador ya declaró el estado de emergencia en Carolina del Sur y le pidió al presidente Donald Trump una declaración federal antes del arribo de la tormenta.

Mientras, los primeros impactos de Florence ya se sentían en una isla de barrera, donde el nivel del mar llegó hasta una carretera costera.

Al mediodía, Florence se intensificó a tormenta de categoría 4 al alcanzar vientos máximos sostenidos de 195 kilómetros por hora. Su vórtice estaba a unos 1,985 kilómetros al este-sureste de Cape Fear, Carolina del Norte, y se dirigía hacia el oeste a 20 km/h, informó el Centro Nacional de Huracanes. Su centro pasará por Bahamas y Bermudas el martes y el miércoles y se acercará a la costa de Carolina del Sur o Carolina del Norte el jueves.

Por otra parte, Isaac —que podría golpear las islas del Caribe— es el quinto huracán con nombre de la temporada del 2018 en el Atlántico, agregó el centro. Después de Isaac viene Helene, mucho más lejos en el mismo océano.

Se piensa que Florence pudiera demorar su avance o incluso permanecer en la costa o muy cerca, desplazando masivas cantidades de agua de mar. Algunos modelos meteorológicos prevén hasta 60 centímetros de lluvia en algunos sitios, causando devastadoras inundaciones. Los meteorólogos advirtieron además del peligro de fuertes marejadas y vientos dañinos.

Vía: El Economista

Share Button
Top