De 17 a 18 mil habitantes de Cuautla y Cuernavaca han sido victimas de extorsión y cobro de piso: Observatorio Ciudadano de Morelos

En esta ocasión el Observatorio Ciudadano de Morelos determinó aplicar sólo la Segunda Encuesta de Victimización y Cultura de la Legalidad 2018 en Cuernavaca y Cuautla, debido a que en la última encuesta se detectó que en ambos municipios los delitos de alto impacto se incrementaron en el 2017, particularmente la extorsión y el cobro de piso. La cifra negra alcanza de 17 mil a 18 mil victimas por cada mil habitantes.

Sobre la extorsión, Cristina Rumbo Bofil, presidenta de este Observatorio Ciudadano enfatizó que “curiosamente” en los datos oficiales que toman como referencia del Secretariado Ejecutivo de Seguridad Pública se indica que este delito ha bajado en el estado. En el 2015, Morelos ocupaba el tercer lugar del ranking nacional y después descendió en el 2017 al número 19, pero está “reducción” se debe a que las personas no denuncian.

“¿Qué es lo que está pasando? Pues que las personas no denuncian, ya que se ha hecho tan habitual ser extorsionado por cualquier forma por teléfono hoy en día con esta modalidad de cobro de piso, que la ciudadanía dice o accedo o cuelgo el teléfono o en todo caso prefiero no decir nada por miedo. Entonces estos datos son confusos, lo que es un hecho es que en Morelos se registra el cobro de piso.
En el delito de extorsión tomando como referencia la cifra negra en Cuautla hay más de 17 mil 731 casos por cada cien mil habitantes esto durante el 2017.

Y en el caso de Cuernavaca se reportan 18 mil 888 casos de extorsión por cada cien mil habitantes, esto es la cifra de las personas que dijeron ser víctimas de extorsión, pero que no denunciaron alguna vez o varias veces, porque pudieron haber sido victimas de este delito reiteradamente”.

Derivado de las extorsiones y cobro de piso hoy en la entidad se han formado grupos de autodefensa en 16 comunidades de la Zona Oriente y los Altos de Morelos la presidenta de este Observatorio Ciudadano dijo que era entendible, sin embargo, esto debe de alertar a la autoridad, la cual se niega a reconocer el problema de inseguridad y segundo que la ciudadanía no tiene confianza en las instituciones para denunciar.

“Es decir, prefiere omitir las denuncias antes de presentarla, ya que no tiene confianza, cree que es una pérdida de de tiempo o porque no tiene pruebas suficientes para presentarla. En los Altos de Morelos hemos observado que a la gente que le queda muy lejos la agencia del ministerio público para presentar la denuncia, se tienen que trasladar desde Hueyapan hasta Cuautla.

Y ahora ya hay un estallido y una crisis social que no nació de la noche a la mañana, en la que ha contribuido la autoridad con su actuación omisa.
El mensaje es muy claro para el comisionado estatal de Seguridad, Alberto Capella Ibarra, en que debe de admitir un problema de seguridad”.

El Observatorio Ciudadano refiere que el 58 por ciento de los habitantes encuestados en Cuautla y el 55 por ciento en Cuernavaca declararon percibir un aumento en la inseguridad durante el año 2017, de hecho dijeron sentirse más inseguros en el transporte público, en el caso de la capital del estado, la mayoría coincidió en señalar que han sido despojados de sus pertenecías amagados por arma de fuego.

Cristina Rombo Bofill refirió los propios encuestados dijeron no tener confianza en las autoridades, particularmente en las policías estatales, municipales, de procuración de justicia y agentes del ministerio público. Sin embargo, las autoridades peor calificadas fueron las de la Dirección de Tránsito.

La desconfianza desde luego ha alimentado la cifra negra en estos municipios, ya que entre el 85 al 88.5 por ciento de las personas que han sido victimas de un delito prefiere no denunciar por actos burocráticos, actos de corrupción o porque no hay agencias del ministerio público cercanas.