Argentina se salva con un gol de Rojo en el 88 y jugará los octavos contra Francia

Argentina lo hizo. Venció 2-1 a Nigeria y clasificó a octavos, donde enfrentará a Francia. Hasta el jueves pasado, tras la derrota 0-3 ante Crocia, era un equió acabado, necesitado de un milagro para no volver a casa en la primera ronda del Mundial de Rusia. Y se dio. El milagro comenzó con el triunfo de Nigeria ante Islandia, que dejó a Argentina con posiblidades matemáticas de clasificar. Hoy, los de Sampaoli debían vencer a los nigerianos.

El primer tiempo fue arrollador para Argentina. Messi estaba encendido y su dupla con Di María y Banega hacia estragos en la defensa de los africanos. A los 14 minutos, un pase largo de Banega habilitó una de esas carreras memorables de Messi, que terminó en la red. El 10 le abrió la puerta a Argentina a octavos, y así se fue al descanso.

Pero Argentina está acostumbrada a sufrir. Cuando miraba de reojo el resultado de Islandia Croacia, una falta discutible de Mascherano en el área le dio un penal a Nigeria. Argentina pidió el VAR, sin éxito. Moses puso entonces el 1-1 y Argentina se desesperó. Durante media hora buscó por todos los sitios posibles, luchando contra su propia ansiedad. Messi se apagó y la defensa nigeriana se cerró. Por un momento todo pareció perdido.

Sampaoli puso entonces a Pavón en lugar de Pérez. El jugador de Boca, fresco, le dio movimiento a Argentina, que de repente se ordenó. Hasta que un centro abierto de Mercado desde la derecha dio en el centro del área con la bota de Rojo, que le pegó de volea. Gol de Argentina en el minuto 88, cuando agonizaba la clasificación argentina. Fue una explosión de felicidad en el estadio de San Petersburgo. En un partido a todo o nada, la albiceleste se llevó todo. Sufrió, pero pudo redimirse ante una hinchada que el pasado jueves la dio por perdida y la insultó.

Hoy, jugadores e hinchas no querían irse de la cancha. “Esto recién empieza, el Mundial para nosostros recién empieza”, advirtió Rojo. El milagro se hizo.