Warriors conquistan Cleveland y aplastan el ánimo de Cavaliers

Share Button

La celebración en el Área de La Bahía puede comenzar.

Las formas importan y la manera en la que los Golden State Warriors ganaron el Juego 3 en casa de los Cleveland Cavaliers prácticamente tiene sentenciadas la edición 2018 de las Finales de la NBA.

Lo que comenzó con un claro dominio de unos dinámicos Cavaliers, concluyó con unos Warriors que hicieron sumisos a LeBron James y compañía con aciertos al aro que parecieron penetrar profundo en el corazón de Cleveland.

Además de pelear con unos Warriors más redondos y potentes en la duela, los Cavaliers se enfrentan al hecho de que ningún equipo en la historia de la NBA se ha recuperado de un déficit de 3-0 en una serie de Playoffs. Esto ha sucedido en 131 ocasiones, 13 en las Finales de la NBA, y las quintetas que han caído en ese hoyo no han podido salir de él.

Las tres derrotas consecutivas en las Finales de la NBA ante los Warriors son la racha más larga de reveses que los Cavaliers han sufrido en la actual Postemporada.

Golden State conquistó el bastión de los Cavs para extender, en un momento clave, a 19 su racha de series con al menos una victoria como visitante, marca en la que los Warriors están empatados con el Miami Heat (también racha activa).

La inspiración tardó, pero llegó a las manos de los Warriors, que por minutos no contaron con Stephen Curry ni con Andre Iguodala por varios minutos, luego de que ambos dejaron el juego con dolencias y la inspiración se reflejó en Kevin Durant, quien impuso una marca personal en Playoffs con 43 puntos.

Los 24 puntos que anotó en el primer medio son su total más alto en cualquier juego de Playoffs con los Warriors para Durant, quien encestó un triple con 49 segundos por jugar para sentenciar el triunfo al alejar 106-100 a los Warriors en la pizarra.

Esa fue, quizá, la daga que ha puesto de rodillas a Cleveland.

El ánimo de los Cavs debe estar muy por debajo del necesario para intentar pelear por un título que parece tener dueño ya, pues ni siquiera una soberbia actuación de James en casa pudo ayudarles a ganar un juego que era clave.

No fue una noche ordinaria para James, quien sumó su décimo triple doble (33 puntos, 10 rebotes y 11 asistencias) en Finales de la NBA, la mayor cantidad en la historia de las finales. También llegó a 110 partidos con 30 puntos en Playoffs para rebasar a Michael Jordan(109) con la mayor cantidad en Postemporada.

Del otro lado de la moneda, la derrota dejó marcada también la carrera de James, pues con marca de 18-30, se unió a Jerry West (33) como los únicos jugadores con 30 o más reveses en las Finales de la NBA.

Es la tercera ocasión que LeBron cae a 0-3 en una serie de Playoffs y todas han sido en las Finales (2007, 2017 y 2018). Fue barrido en 2007 y perdió en cinco juegos el año pasado.

Share Button
Top