Advierten pérdidas de búhos nativos por la disminución de su hábitat

Share Button

“La pérdida del hábitat en el sur del estado, principalmente de selva baja caducifolia y bosques secos, ha ocasionado que disminuyan las especies de búhos nativos, los cuales son de vital importancia por el papel ecológico que tienen en el ecosistema”, señaló Ricardo Ayala Uribe, estudiante de cuarto semestre de la Maestría en Manejo de Recursos Naturales (MMRN) del Centro de Investigaciones Biológicas (CIB) de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos (UAEM).

Ayala Uribe, realiza una investigación relacionada con comunidades de búhos en la localidad de Los Cajones ubicada en Amacuzac, Morelos, con el propósito de identificar y conocer la distribución de estas especies y la concepción que los habitantes de la región tienen de ellos.

El estudiante del CIB describió que los búhos son poco estudiados en nuestro país, “en Morelos el número de estudios es aún más bajo, son aves que ayudan a mantener la plagas bajo control a nivel ecológico”.

Nuestro país cuenta con 34 especies de búhos, de los cuáles 14 viven en Morelos y a su vez, ocho habitan la región de Los Cajones, “mi investigación contempla una parte ecológica, encontramos las especies que viven en la zona, cómo están distribuidas y estudiamos los factores más importantes en su distribución, posteriormente hacemos un análisis etnobiológico para saber que percepción y conocimiento tienen las comunidades de estos animales”, dijo.

Ayala Uribe agregó que además de la pérdida del hábitat, los búhos necesitan árboles pequeños para vivir como los que se encuentran en esta zona, “pero también hay otro factor importante que es la superstición, porque las algunas personas de estas comunidades manifiestan que los búhos son animales que atraen la mala suerte”.

Las ocho especies que habitan en esta región, son el búho café (Ciccaba virgata), el búho cornudo (Bubo virginianus), la lechuza de campanario (Tyto alba) y los tecolotes bajeño (Glaucidium brasilianum), del Balsas (Megascops seductus), el colimense (Glaucidium palmarum), el del oeste (Megascops kennicottii) y el enano (Micrathene whitneyi), éstos tres últimos con categoría de especies amenazadas.

Ricardo Ayala explicó que el objetivo de este trabajo de investigación es reunir el conocimiento necesario para promover la educación ambiental en las comunidades donde habita la fauna silvestre y con ello, buscar la conservación de todas las especies de fauna y de flora de esa región.

 

Share Button
Top