10 RAZONES PARA NO SER LA OTRA O EL OTRO…

Share Button

Puede ser divertido y emocionante pero peligroso. Estás involucrada en una relación tóxica y con una persona que engaña, mereces algo estable y exclusivo

Si eres la otr@ o tienes amigas que lo son, esto les interesa. Muchas veces no entendemos a las mujeres que son “la otra”, por qué lo hacen o cómo se sienten con eso. La decisión de cada quien y no se juzga a alguien por ello.

QUIZA TE ENAMORASTE POR:

Admiración. Es mayor que tú, importante, ocupado y se fijó en ti.

Insiste. A pesar de no ser soltero, te coquetea y dice cosas lindas, insiste en que salgan.

Atracción sexual.

Nunca habías pasado un rato tan agradable con alguien, sientes que es tu alma gemela.

Pero estas razones no son suficientes para estar con alguien comprometido, recuerda que al final la única que sobra en esa relación eres tú. Aquí te damos 10 razones para no ser la otra.

  1. No te ofrece un futuro. Ya está con alguien que no está dispuesto a dejar, por más que te pida tiempo no dejará su compromiso.
  2. Engaña a su esposa en vez de hablar las cosas. Eso dice mucho de cómo resuelve los problemas. El día que tenga uno contigo te dirá mentiras o se irá con otra, así de fácil.
  3. Es desgastante. No hay problema para ti si te ven con él, pero para él sí. Una relación a escondidas baja la autoestima.
  4. Das lo que le falta y recibes lo que le sobra. La relación legítima tiene todo, tú tienes una cena, después hotel y vámonos que se hace tarde.
  5. Si no respeta a su esposa y familia… ¿te respeta?
  6. Eres víctima de tu propia trampa. No importa si fue él el que empezó todo.
  7. Tú no eres una destroza hogares, solo la cómplice complaciente de uno que sí lo es.
  8. Te engañas a ti misma. No eres su novia, eres su amante. Ah, y todo el tiempo te está comparando con su esposa…
  9. Acabarás siendo la mala del cuento. El día que lo atrape su esposa, o un golpe de conciencia, seguramente se va a referir a ti como “la loca acosadora de la oficina que le ha estado rogando y se le ha estado ofreciendo”.
  10. No vas a ser joven para siempre. Una relación con un hombre casado puede consumir tus años y tu juventud de manera casi imperceptible robándote no solo tu vida, sino la oportunidad de estar disponible para una relación propia y no en una rentada.
Share Button
Top