Mexicana podría convertirse en la primera dama en Reino Unido

Laura Álvarez, una discreta activista social con una maestría en Derechos Humanos, podría convertirse en la primera mexicana en habitar el número 10 de Downing Street, la residencia oficial del primer ministro británico, si su marido, el líder laborista Jeremy Corbyn, se impone en las urnas en 2022.

La pareja se casó en 2012 en la antigua Hacienda Panoaya de México, donde Sor Juana Inés de la Cruz vivió de los tres a los ocho años de edad (1651 a 1656) y aprendió a leer y escribir.

Laura Álvarez, 22 años más joven que Corbyn, lo acompaña a las convenciones nacionales de su partido y a eventos públicos. Estudió en Londres una maestría en Derechos Humanos.

Originaria de la Ciudad de México, Álvarez se casó con Corbyn cuando él ya era una figura política con 30 años como diputado del distrito de Islington, en el norte de Londres, una curul que ha retenido desde 1983 y desde donde abandera distintas causas sociales y políticas.

El político ha estado casado en tres ocasiones. Con su segunda esposa, la chilena Claudia Bracchita, tuvo tres hijos. Debido a sus vínculos con América Latina y México el diputado británico habla español.

El líder laborista y su esposa mexicana se caracterizan, entre otras cosas, por apoyar a activistas mexicanos en Inglaterra.

La experta en Derechos Humanos frecuentemente asiste a eventos organizados por la comunidad mexicana y accede a retratarse con amigos, como lo hizo durante el Día de Muertos en 2015 cuando visitó con Corbyn un altar creado por artistas mexicanos.

Álvarez tiene su propio negocio de importación de café de Centroamérica, que comenzó a comercializar en Reino Unido antes de que su esposo fuera dirigente del Partido Laborista.

Sobre su relación con Corbyn, el diario The Telegraph señala que lo conoció en 1999 cuando Álvarez llegó a Londres para ayudar a su hermana Marcela a recuperar a una hija cuyo padre se la había llevado tras una batalla por su custodia.

Personas que conocen a Álvarez coinciden en que es una persona reservada, que prefiere estar alejada de los reflectores.

Vía: El Universal