Brad Pitt y Angelina Jolie llegan a un acuerdo en la custodia de sus hijos, tras 18 meses de lucha

Share Button

Han tenido que pasar casi 18 meses, pero Brad Pitt y Angelina Jolie ya han llegado a un acuerdo de divorcio. Es el diario británico The Sun el que cuenta en sus páginas que los abogados de los actores han conseguido alcanzar unos términos con los que ambas partes están de acuerdo, algo que parecía imposible. A pesar de este gran paso, todavía queda lo más complicado: que firmen este documento. Y es que, al parecer, el que fuera uno de los matrimonios más aplaudidos de Hollywood no puede estar junto en la misma habitación.

A pesar de ello, se espera que la firma se produzca en las próximas semanas, pues ni Pitt ni Jolie quieren seguir prolongando la situación por sus hijos, los más perjudicados por su separación. De hecho, uno de los puntos que han marcado este acuerdo de divorcio ha sido la relación que Pitt debería tener con sus seis hijos, Maddox (16), Pax (15), Zahara (14), Shiloh (11) y los mellizos Knox y Vivienne (9). Una parte que ya parece resuelta.

“Es un gran paso desde donde terminó su matrimonio, especialmente teniendo en cuenta las afirmaciones que Angelina hizo contra Brad, pero ahora están en un punto muy bueno. Ambos han llegado a la conclusión de que era crucial para los niños que tuvieran una relación respetuosa. La clave es que acordaron compartir la custodia, con Brad pudiendo estar con ellos mientras que Angelina se ocupa de asuntos logísticos de su trabajo y de los viajes”, asegura una fuente al citado medio.

A principios de mes se comentó que el protagonista de Malditos Bastardos se encontraba asistiendo a terapia para terminar de superar su ruptura con Angelina Jolie y centrarse en ser mejor padre. “No sale mucho de casa ni está con los niños”, aseguró una fuente cercana al actor a The Insider, que afirmaba también que está poniendo todo su empeño en mejorar, pues quiere pasar mucho más tiempo con ellos.

Uno de los principales motivos de la separación de la pareja habrían sido los problemas de Pitt con el alcohol, algo que terminó reconociendo él mismo. “Dejé todo excepto la bebida cuando formé mi familia, pero incluso el año pasado hubo cosas que no estaba tratando: estaba bebiendo demasiado”, desveló en una entrevista en la revista GQ Style, donde aseguró además que llegó a ser todo “un profesional” a la hora de beber, hasta que llegó un momento en el que decidió que no podía “seguir viviendo de esa manera”.

Share Button
Top