Bruselas marcará en silencio segundo aniversario de atentado terrorista

Con silencio, Bruselas recordará mañana jueves a las 32 personas que murieron y a los más de 300 heridos que causaron los atentados terroristas del 22 de marzo de 2016 en el aeropuerto internacional de Zaventem y en la estación de metro de Maelbeek.

En presencia del primer ministro belga, Charles Michel, el primer minuto de silencio se realizará en la terminal aeroportuaria a las 06:58 GMT, hora en que la primera de las dos bombas estallaron en las instlaciones del aeropuerto.

Michel depositará un ramo de flores en el Memorial Garden, un espacio verde cercano al aeropuerto, erigido como un lugar de recuerdo a las víctimas del ataque.

El ritual se repetirá en la estación de metro de Maelbeek, a unos 200 metros de la Comisión y del Consejo Europeo, donde a las 08:11 GMT tuvo lugar la tercera explosión de aquel martes.

La compañía bruselense de transportes públicos (Stib) exhibirá en el local los nombres de las personas que ahí perdieron la vida, embalados por música clásica.

Con un tercer y último minuto de silencio, acompañado de la entrega de un ramo de flores, Michel cerrará el homenaje oficial de este segundo aniversario de los atentados más mortíferos de la historia de Bélgica en el monumento dedicado a las víctimas de todos los actos terroristas en el mundo, delante del Parque del Cincuentenario.

Sin embargo, las víctimas directas o indirectas de la tragedia serán acogidas a lo largo del día en los dos lugares donde se registraron los atentados, y también podrán encontrarse en el Palacio de Bellas Artes de Bruselas (Bozar), con los socorristas, militares y policías que les ayudaron ese martes 22 de marzo de 2016.

Por la noche, el Bozar acogerá una ceremonia de “reconexión” entre los ciudadanos de la capital belga, creado por la coreógrafa Lisbeth Gruwez y el derviche (figura religiosa de una rama mística del islam), Osman Catik.

Dos años después del día que cambió sus vidas, muchos supervivientes dicen sentirse abandonados por el gobierno.

Las ayudas recibidas no alcanzan a cubrir los gastos con médicos y auxilios necesarios ni las facturas corrientes, como la renta y la electricidad.

Ni siquiera el fisco los ha perdonado, criticó el empresario Walter Benjamin, de 49 años, quien perdió una pierna en el ataque a Zaventem y tiene una deuda de tres mil euros con Hacienda por el ejercicio fiscal de 2016.

Desde enero de 2017, la división antiterrorista de la policía federal belga anticipó tres posibles atentados y efectuó más de mil investigaciones relacionadas con el terrorismo, de acuerdo con el director del organismo, Eric Jacobs.

Vía: Notimex