Leslie Almaguer: Jueves de jugo

Las frutas naturales son una de las mejores opciones que existen para que los niños ingieran vitaminas, fibra, hierro, potasio y calcio, entre muchos otros nutrientes necesarios para el buen desarrollo su organismo. De manera individual, las frutas son nutritivas y divertidas, pero al combinarlas en jugos su sabor y sus efectos positivos se potencian. Mezcla lo mejor de cada una para incrementar los efectos positivos que tienen en la salud del niño y de los adultos también.

Los jugos naturales no deben ser vistos solo como acompañantes de las comidas, tú y tus hijos pueden incorporarlos a su dieta como una merienda, golosina o complemento alimenticio diario de su dieta. Y así como no deben ser vistos como un acompañante, mucho menos deben ser concebidos como un alimento aburrido. Y presentarlos de manera divertida depende de cada quien.

El temperamento de los niños se caracteriza por ser multifacético, por lo general les gusta la variedad y se divierten experimentando; así que aprovechemos esa virtud para habituarlos a que los jugos son más divertidos y nutritivos si son combinados; nosotros por nuestra parte debemos comprender que la combinación de frutas, presentadas en jugos está relacionada con el espíritu aventurero de los niños.

 

Intenta divertir tu paladar y el de tu hijo con la inmensa variedad de sabores que ofrece la combinación de frutas. Aquí te dejamos algunas ideas de frutas que puedes combinar a la hora de crear los jugos más ricos y nutritivos para tu bebé.

 

BETABEL, PLÁTANO Y NARANJA

 

Esta deliciosa combinación provocará sonrisas cada vez que lo presentes en la mesa. El betabel, además de ser naturalmente dulce, por lo que ya tiene la cantidad ideal de azúcar que el niño necesita consumir, ayuda a mantener saludable el sistema cardiovascular y el hígado.

Combina medio betabel cortado en cubitos, un plátano y una naranja fresca (pelada) en una licuadora. Obtendrás un jugo cremoso y refrescante, rico en vitamina C, hierro y potasio.