Hay que regalar desde el corazón, y tú ¿Qué tan generoso eres?

La generosidad es un sentimiento que nos conecta con las demás personas, nos motiva a compartir, a ser solidarios y lo más importante, a ponernos en el lugar de los otros para conocerlos y comprenderlos más; activa nuestro deseo de dar, para suavizar la situación de otra persona, sin esperar recibir nada a cambio. Dar, va más de meter las manos en los bolsillos de la abundancia de nuestra vida, implica compartir: amistad, alegría, entusiasmo, buenos sentimientos, pensamientos optimistas, frases de reconocimiento, gestos altruistas, actos bondadosos y detalles sencillos pero importantes, porque ayudan a otras personas a mejorar su calidad de vida o a superar un momento de dificultad y limitación. Los lazos de familia y amistad, se fortalecen con los pequeños o grandes actos de generosidad, a través de los cuales brindamos a otros lo mejor de nosotros, motivados por el deseo de hacerlos sentir queridos y apreciados.

Podemos ampliar nuestro margen de generosidad para incluir dentro de el, a personas desconocidas y a los que puedan necesitar de nosotros en un momento dado. Hacerlo sin esperar recibir algo a cambio, hará que nos sintamos instantáneamente recompensados con una sensación de paz, felicidad y plenitud.

Claves para ampliar nuestra generosidad

PRACTICA LA EMPATÍA.

Comienza por observar a las personas a tu alrededor para descubrir de qué manera puedes suavizar sus vidas a través de un gesto, una palabra o una acción, impulsado por la generosidad.

RECUERDA CUANDO LA GENEROSIDAD DE OTRO TOCO TU VIDA.

Esto puede ser una fuente de inspiración para conectarte y compartir con otros. Tú puedes ser ese instrumento que utilice la vida, para aliviar el sufrimiento de otra persona.

DA DESDE EL CORAZÓN.

Aun cuando la persona no te reconozca o no te retribuya por hacerlo, ten presente que el universo siempre se encargará de que recibas multiplicado lo que entregas desinteresadamente. Mientras más anónimo mejor.

NO TENGAS MIEDO DE PERDER.

Muchas veces lo que nos impide dar es el temor a quedarnos sin nada o a sentirnos abusados por el otro. Dar es la forma más segura de recibir y vivir la prosperidad en la vida.

SE AGRADECIDO POR LO QUE TIENES.

Reconocer y valorar lo que tienes aumenta tu bienestar y te permite disfrutar más la vida. Haz una lista con cuatro cosas por las que te sientas agradecido cada día, incluye lo que otro hayan hecho por ti y valóralas. Encontrarás en la gratitud la inspiración para ser generoso con los demás