Kim Jong-un recibe a una delegación surcoreana para seguir la distensión

Profundizando en la «distensión olímpica» que trajeron el mes pasado los Juegos Olímpicos de Invierno en PyeongChang, el joven dictador de Corea del Norte, Kim Jong-un, recibió este lunes a una delegación del Sur.

Encabezada por el jefe de la Oficina de Seguridad Nacional, Chung Eui-yong, y el de los servicios secretos, Suh Hoon, dicha comitiva fue agasajada con una cena de bienvenida ofrecida por el propio Kim Jong-un, según informa la agencia de noticias Yonhap. Además de un raro honor, es la primera vez que el caudillo norcoreano se reúne con diplomáticos del Sur, lo que demuestra su nuevo interés por mejorar las relaciones entre ambos países.

La delegación surcoreana ha viajado a Pyongyang con una carta del presidente Moon Jae-in, a quien Kim Jong-un invitó el mes pasado a una cumbre que sería histórica. Para no disparar las expectativas, la Casa Azul, la residencia presidencial surcoreana, insiste en que esta visita devuelve la que hizo a los Juegos de Invierno la hermana del dictador, Kim Yo-jong.

Pero el propio responsable de la misión espera que el acercamiento entre las dos Coreas sirva para retomar el diálogo sobre las ambiciones nucleares del régimen estalinista de Pyongyang. «Planeo tener discusiones en profundidad sobre las diversas maneras para seguir con las conversaciones no solo entre el Norte y el Sur, sino también con Estados Unidos y la comunidad internacional», anunció Chung antes de emprender su viaje.

a delegación tiene previsto regresar este lunes a Corea del Sur y luego desplazarse a EE.UU. para informar a la Administración Trump, que está dispuesta a reabrir la comunicación con Kim Jong-un. Aunque la Casa Blanca duda de que Kim Jong-un renuncie a su programa de armas atómicas, la prioridad ahora es rebajar la tensión después de dos años de constantes amenazas con lanzamientos de misiles y ensayos nucleares. Lo que está por ver ahora es cuánto se compromete Corea del Norte con este deshielo y si no es más que una táctica para ganar tiempo y debilitar el frente común de sanciones impuesto por el Sur, EE.UU. y Japón, que parecen estar dañando ya su economía.

Desde que ganó las elecciones en mayo del año pasado, el presidente surcoreano, Moon Jae-in, ha intentado retomar el diálogo con Kim Jong-un, que ahora responde a sus demandas. Si prosigue la distensión, el objetivo sería celebrar en Pyongyang una cumbre entre ambos. Sería la tercera que mantienen unos mandatarios del Norte y el Sur tras las de 2000 y 2007, y quizás la última oportunidad para la paz en la Península Coreana.

Vía: http://www.abc.es/internacional/abci-jong-un-recibe-delegacion-surcoreana-para-seguir-distension-201803052041_noticia.html