Si te gustó una canción durante la adolescencia, la podrías amar toda tu vida: las estadísticas de Spotify lo confirman

Share Button

Bien dijo Nietzsche que “sin música la vida sería un error”, es una frase que encierra muchísima razón, al menos para mí. No sé como sea su relación con la música, pero en mi caso me ha acompañado desde hace ya varios años en momentos de felicidad, enojo, soledad, depresión y en general en cada día de mi vida que pasa.

El punto es que la música suele ser una parte muy importante de la vida de las personas. Sin embargo, evidentemente no todos tenemos los mismos gustos y hay un gran abanico de posibilidades, pero ¿cómo y por qué sucede esto? Dicha cuestión llevó al economista Seth Stephens-Davidowitz a llevar a cabo un estudio para encontrar respuesta.

Las canciones que crean lazos

Stephens menciona en su artículo del New York Times para descubrir la respuesta a su duda de por qué si el ama “Born to run”, su hermano la odia. Entonces, se dedicó a lo que mejor sabe hacer: analizar datos.

Entonces, analizando información recaba de Spotify, el analista llegó a la conclusión de que las canciones que perduran en nuestra mente son aquellas que escuchamos durante la adolescencia. En el caso de los hombres, la edad de mayor influencia musical con repercusión en la adultez son los 14 años, mientras que para las mujeres el promedio ronda en los 13 años.

Además, hay otro factor que también influye mucho en los gustos musicales y es que de la mano de la edad, el año de nacimiento es crucial. El economista y analista pone un claro ejemplo: “Creep” de Radiohead es la canción favorita número 164 entre hombres que actualmente tienen 38 años en promedio. Sin embargo, entre los usuarios diez años más jóvenes o más adultos, la canción baja al puesto 300 aproximadamente.

La información expuesta por Stephens es interesante, confirma lo que era un secreto a voces y que más bien es un patrón que se repite en gran parte del mundo: si amaste una canción en la adolescencia, la amarás toda la vida.

Sin embargo, como en todo, hay curiosas excepciones. El mismo Stephen explica que su análisis no logra explicar de dónde proviene gran parte de su gusto musical. La respuesta rápida y lógica es que sus gustos musicales provienen de aquellas canciones/artistas que escuchó durante su adolescencia y en general el período de tiempo mencionado (14 años aproximadamente).

Entonces, a pesar de que sí gusta de temas que fueron dados a conocer exactamente en ese período, los gustos musicales no se limitan a eso sino a en general cualquier canción que fue de nuestro agrado en ese entonces.

Share Button
Top