Omisión de autoridades federales y compra de silencio de vecinos permite operar a los huachicoleros en Cuernavaca

Share Button

El punto de reunión fue el panteón de Chamilpa, pasadas las diez partimos reporteros y camarógrafos con personal de Protección Civil de Cuernavaca para hacer un recorrido de la ruta del huachicol al norte de la ciudad, no habíamos avanzado ni cinco metros cuando cerca de la autopista encontramos una toma clandestina, la número 21 de lo que va de este 2018.

Mientras tomábamos gráficas y videos de las mangueras localizadas en la toma clandestina del lugar, el hallazgo fue notificado al personal de Seguridad Física de Pemex por el director de Protección Civil Municipal, Enrique Clement Gallardo, posteriormente nos movimos en caravana en los automóviles a otro punto donde frecuentemente los huachicoleros operan se trata del predio del Campanario en el poblado de Ocotepec.

En este punto, nos percatamos que al final de la calle de terracería había una casa de dos pisos, la rodeamos para poder acceder y al fondo encontramos una construcción que parece bodega, aparentemente abandonada, en la que en la parte trasera se observa un montículo de tierra y hierba que cubre un boquete donde entran los huachicoleros para ordeñar los ductos de Pemex.

En la casa de dos pisos que está a unos pasos de la bodega, se ofertan plantas orgánicas, donde se encuentra un pequeño vivero que está protegido por un par de plásticos, pero debajo de estas plantas hay una tapa de registro que conduce al ducto, y donde la autoridad municipal presume hay una especie de túnel que es usado para el robo de combustible.

De hecho en este paraje del Campanario , ayer dos personas fueron detenidas luego de ser sorprendidas robando combustible del boquete que se encuentra en la bodega, la Policía Federal encabezó el operativo junto con personal de Seguridad Física de Pemex y hoy en este recorrido nos pudimos percatar que ni la toma fue selladas y mucho menos que no hay agentes federales resguardando el lugar.

Eso fue lo que comentó en este recorrido el director de Protección Civil de Cuernavaca, que cuestiona la actuación de la paraestatal y de las autoridades federales frente al robo de combustible, que se ha convertido en un foco rojo para esta área municipal.

Tras percatarnos del sobrevuelo de un helicóptero, el funcionario municipal nos pidió que nos moviéramos ¡es zona caliente! (…) así que en medio de las miradas de algunos extraños nos retiramos de este lugar.

A 300 metros, en una especie de sembradío pudimos percatarnos de dos hoyo de apenas dos metros de profundidad donde fueron selladas unas tomas clandestinas, estás se encuentran a 500 metros de los pozos de las Norias.

Pero conforme avanzábamos esta ruta del huachicol se va extendiendo a la mancha urbana como en Ocotepec, Ahuatepec, Milpillas, Montessori, Antonio Barona y Flores Magón, donde incluso se ha atendido el reporte de fuertes fugas de combustible que ha provocado la evacuación de familias.

En este recorrido una mujer reveló que desde hace cinco meses los huachicoleros han intensificado el robo de combustible en la zona norte de la ciudad, a cambio del silencio de los vecinos, los huachicoleros ofrecen hasta tres mil pesos al mes o gasolina.

Por temor a que tomen represalias contra sus familias algunos otros prefieren mantenerse al margen de los ofrecimientos de los huachicoleros pero tampoco denuncian, expuso la mujer.

Enrique Clement Gallardo, comentó que la finalidad de este recorrido es que los medios de comunicación verifiquen el trabajo que hace el personal de Protección Civil en los parajes y en la zona urbana, “lugares donde podemos encontrarnos con gente que no sabemos, estamos tocando intereses que no queremos tocar, lo único que nos preocupa es el riesgo y el peligro que representa para la zona”.

Share Button
Top