Jugadores de Eagles anuncian que no visitarán la Casa Blanca

Share Button

Cada año los equipos campeones de distintos deportes tienen por tradición realizar una visita al presidente de los Estados Unidos en la Casa Blanca, sin embargo, este año al menos tres jugadores de los Philadelphia Eagles han dejado en claro que no tienen pensado seguir la tradición.

Luego de su victoria del domingo, 41-33 sobre los New England Patriots, Philadelphia se ganó el derecho de visitar al presidente Donald Trump, quien este año ha criticado a los jugadores de la NFL por sus protestas contra distintas causas sociales arrodillándose durante la ceremonia del Himno Nacional y a la liga por permitirlo.

“No, personalmente no espero asistir”, declaró el back defensivo Malcolm Jenkins durante una entrevista con CNN. “Mi mensaje ha sido claro todo el año. Estoy por crear un cambio positivo en las comunidades de donde vengo, ya sea Philadelphia, New Jersey, Ohio, Louisiana o todo el país.

“Quiero ver un cambio en nuestro sistema de justicia penal, quiero presionar por avances económicos y educativos en comunidades de color y de bajos recursos”.

Sin embargo, Jenkins no es el único jugador que ha expresado su rechazo a la visita.

“No, no iré a la Casa Blanca, ¿están bromeando?”, señaló el liniero defensivo Chris Long durante una entrevista en el podcast “Pardon My Take” durante la semana previa al Super Bowl. Long tampoco asistió a la Casa Blanca el año pasado tras consagrarse campeón con los Patriots al igual que el corredor LeGarrette Blount, quien también dejó New England para jugar con Philadelphia este año.

Durante la semana previa al Super Bowl, el receptor abierto Torrey Smith aclaró que las protestas no son contra el Himno Nacional.

“Leemos las noticias al igual que todos los demás, uno ve a Donald Trump escribiendo algo en Twitter, tenemos esas conversaciones en el vestuario, como todos los demás hacen en sus centros de trabajo, estamos muy informados sobre qué está pasando y tratamos de seguir educándonos”, indicó Smith de acuerdo a NJ.com. “Las llaman protestas del himno, no estamos protestando al himno. Es una protesta durante el himno.

“Entiendo por qué la gente se molesta o puede estar ofendida cuando alguien se arrodilla. Mi padre, cuando muera, será enterrado con una bandera de los Estados Unidos alrededor de su ataúd, porque sirvió en el ejército”.

Previo al Super Bowl, el presidente Trump pidió ponerse de pie durante el Himno Nacional.

La tradición de las visitas de equipos deportivos a la Casa Blanca se remonta al 30 de agosto de 1865, cuando el presidente Andrew Johnson recibió a los equipos de béisbol amateur Brooklyn Atlantics y Washington Nationals. Ulysses S. Grant recibió al primer equipo profesional de béisbol, los Cincinnati Red Stockings, en 1869.

El primer campeón del Super Bowl que visitó la Casa Blanca fue el equipo de los Pittsburgh Steelers que acompañó a los ganadores de la Serie Mundial, Pittsburgh Pirates, en una visita conjunta al presidente Jimmy Carter en 1980.

Sin embargo, Ronald Reagan fue el encargado de convertir las visitas de campeones deportivos una tradición en la Casa Blanca.

De hecho, en febrero de 1987 el apoyador de los New York Giants, Harry Carson, dio un baño con palomitas de maíz a Reagan durante su visita.

Los Pittsburgh Penguins fueron el primer campeón de la Stanley Cup de la NHL en visitar la Casa Blanca cuando se reunieron con George H.W. Bush en 1991.

Incluso, dos equipos de la NFL han realizado visitas tardías a la Casa Blanca.

Barack Obama recibió en octubre del 2011 a los Chicago Bears campeones de 1985, cuya visita se postergó por el desastre del Challenger en enero de 1986. Los Miami Dolphins de 1972, único campeón invicto en la era del Super Bowl, realizó su visita en agosto del 2013, aunque en la época de su campeonato no era costumbre que Richard Nixon recibiera a los campeones de la NFL.

Share Button
Top