Gary Oldman es Winston Churchill: Las horas más oscuras

Share Button

Nominada al Oscar 2018 en Mejor Película, “Darkest Hour” (“Las horas más oscuras”) es el último opus del realizador británico Joe Wright (“El solista”, “Anna Karenina”). Si bien el tema de la participación de Gran Bretaña en la Segunda Guerra Mundial ya estaba parcialmente presente en “Expiación” (2007), en “Darkest Hour” Wright vuelca por completo su atención en el rol decisivo que jugó Winston Churchill en esta gran conflagración.

Pero “Darkest Hour” no es una cinta exclusivamente de guerra, como sí lo es, por ejemplo, “Dunkerque”, otra contendora al Oscar a Mejor Película de este año. En esta última no hay proceso íntimo, sino acción colectiva, basada en la fragmentación de puntos de vista. La cinta de Wright, en cambio, está más cerca de un drama de Shakespeare al estilo de “Julio César”, con el Parlamento inglés con el aspecto de un foro romano filmado con unos claroscuros contrastados que recuerdan a los de Orson Welles y Gregg Toland en “Ciudadano Kane”.

Desde las hojas del calendario antiguo que marcan los días hasta el mencionado estilo fotográfico, todo rememora a la estética de los archivos visuales de los años 40. Apenas se divisan tonalidades sepias que ceden a un blanco y negro de “film noir” (por este trabajo, Bruno Delbonnel está nominado al Oscar en Mejor Cinematografía). Pero esta estilización visual caería en el vacío si no fuera por Gary Oldman, favorito absoluto en Mejor Actor en los premios de la Academia.

Oldman, cuyo registro a veces tiende a cierta sobreactuación, encuentra un punto de equilibrio en la personificación de Churchill: monstruo político excesivo, teatral, sísmico y lleno de máscaras que al actor de “Drácula, de Bram Stoker” (1992) le calza como un guante. Su trabajo gestual y corporal está en el justo medio del hombre poderoso que encubre su nerviosismo privado detrás del humor negro, el alcohol y el puro, y la performance efectista de un soberbio orador que ha entendido que la política es una puesta en escena.

Con su humanidad a veces quebrada, Churchill nos lleva dentro de una especie de túnel oscuro, uno donde se cifra el misterio de un destino incierto y, a veces, apocalíptico.

DINÁMICA PARA GANAR BOLETOS DOBLES

  1. Comparte esta publicación en perfil público.
  2. Comenta tu nombre completo en esta publicación.
  3. Como respuesta a tu comentario comenta un póster de una película donde aparezaca Gary Oldman.

El resultado del SORTEO se dará a conocer a las 6:00pm 

Share Button
Top