Después de tres meses desaparecidas, dos niñas regresaron a su hogar en Cuernavaca

Era el 8 de octubre cuando las hermanas Karina Guadalupe y Michel de 13 y 11 años de edad respectivamente tomaron una mochila metieron sus escasas pertenencias y abandonaron el hogar materno sin ni siquiera despedirse de su madre Adelina que se dedica a vender comida para mantener el hogar.

Días antes cuenta su madre habían abandonado el hogar para irse con una amiga, sin embargo a los tres días volvieron sin dar ninguna explicación, sin embargo y tras llamarles la atención las pequeñas se volvieron a ir sin que se volviera a saber de ellas.

La vida para Adelina cambió radicalmente, repartida entre su pequeño puesto de comida y su búsqueda frenética por encontrar a las pequeñas se volvió un calvario que duro tres meses en los que recorrió colonias, municipios, desafortunadamente las niñas no cuentan con teléfono celular ni redes sociales lo que dificulto su localización por parte de la Fiscalía General del Estado (FGE).

Asesorada por un amigo Adelina llegó a los estudios de Línea Caliente donde al micrófono narró entre lagrimas su desesperación por encontrar a Michel y Karina Guadalupe, detalló que se habían ido al parecer con una amiga que vive en Tejalpa, sin embargo nadie le pudo dar razón y ya no supo donde buscarlas por lo que volvía todos los días desconsolada a atender su puesto, porque hasta el lugar podía perder.

Pocas horas después de que se presentó en Línea Caliente las niñas regresaron a casa, a decir de ellas se encontraban en un municipio de la región sur del estado de Morelos viviendo con una señora, ambas estuvieron trabajando durante tres meses en una tienda de abarrotes y una tortillería sin embargo la mujer con la que vivían escucho que las buscaban y las conminó a volver a su casa porque argumento no quería problemas con la justicia.

“Estoy muy contenta de que hayan regresado, feliz y agradecida con ustedes porque las encontramos, ya están en casa, voy a platicar con ellas, yo estoy para ayudarlas, comprenderlas, tenemos diferencias pero soy su mamá y las amo con toda mi alma, gracias!!!”.

Las menores no hablan de su ausencia de la casa materna, se muestran calladas, introvertidas, escuchan los consejos de su madre y agachan la cabeza, pero están felices de volver con los suyos.