En riesgo de desaparecer red de telefonía para indígenas, deberá pagar un millón de pesos para sobrevivir

Hemos hablado largo y tendido sobre la red de Telecomunicaciones Indígenas Comunitarias (TIC) que nació en Villa Talea de Castro, Oaxaca hace ya unos años. Si bien hace algunos meses conocimos que su crecimiento iba por muy buen camino, ahora es una noticia triste la que se deja escuchar.

El periódico El Financiero reporta que la existencia de esta red está en peligro. El Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) ha notificado a la organización sobre el pago por el uso del espectro como concesionario para proveer el servicio de telefonía móvil.

El Juzgado Segundo de Distrito en Materia Administrativa, Especializado en Competencia Económica, Radiodifusión y Telecomunicaciones negó a la asociación civil la exención del pago de derechos solicitada en meses anteriores, procediendo al cobro por el uso de espectro de red que corresponde a alrededor de un millón de pesos para el 2018.

Los usuarios de esta red 2.5 G pagan 40 pesos al mes por llamadas y SMS ilimitados, pero dentro de los límites de la comunidad donde opera la red

Este pago es casi imposible de cubrir por la organización pues el servicio que se presta es sin ánimos de lucro y en apoyo a diversas comunidades indígenas de cinco estados de la república.

Erick Huerta, coordinador general adjunto de REDES A.C, menciona que “el pago de derechos establecido en la ley no hace diferenciación en el concesionario”. Es por esto que a pesar de que el IFT otorgó a la asociación la concesión para instalar la red de telefonía sin fin comercial de lucro, deberán cubrir el pago por uso de espectro.

Hasta el momento no hay más detalles de la situación, pero se espera llegar a una solución o acuerdo en aras de mantener el servicio en las comunidades sin incrementar los precios al público.