5 claves para entender la reestructuración de la deuda que busca el gobierno de Venezuela y lo que significa que esté en “default selectivo”

Share Button

“Default selectivo”. Ese es el término que la clasificadora de riesgo Standard and Poor’s está utilizando para Venezuela luego de que la nación sudamericana no pudiera honrar dos pagos de interés sobre su deuda externa.
La agencia crediticia Fitch también declararó en incumplimiento restringido, sólo un escalón por encima del default (suspensión de pagos), a la petrolera estatal, Pdvsa.

Y la situación se podría agravar por la falta de acuerdo entre el gobierno de Venezuela y sus acreedores, quienes se reunieron el lunes en Caracas para tratar una posible renegociación de los compromisos financieros del país sudamericano.

El encuentro se produjo después de que el pasado 2 de noviembre el presidente venezolano, Nicolás Maduro, decretara el “refinanciamiento y reestructuración de la deuda externa y de todos los pagos de Venezuela”.

Varios asistentes al encuentro del lunes dijeron a la agencia Reuters que este duró poco más de un cuarto de hora y que los representantes gubernamentales no presentaron ninguna propuesta concreta de solución.
“No salió nada de allí, fue una oportunidad perdida”, declaró uno de los inversionistas que había viajado especialmente a la capital venezolana para la reunión.

Aunque Maduro dijo este domingo en su programa televisivo que “el default nunca llegará a Venezuela”, en la reunión su gobierno no logró llegar a acuerdos con los tenedores de unos US$60.000 millones en bonos venezolanos (aproximadamente el 40% de su deuda externa).

Y la clasificación de “default selectivo” a la deuda soberana de Venezuela le fue aplicada por S&P luego de que no se honrara un pago de US$200 millones correspondiente a dos emisiones de bonos cuyo período de gracia expiró el 12 de noviembre.

Según la agencia, otras cuatro emisiones de bonos también presentan retrasos, aunque todavía están dentro del período de gracia.

Algunos acreedores que no recibieron aún sus pagos manifestaron a Reuters que no están preocupados ya que el retraso se debe a la creciente vigilancia de las transacciones bancarias de Venezuela en el sistema internacional.

El gobierno critica duramente las calificaciones de las agencias de riesgo, a las que califican de “instrumentos de acción artera contra Venezuela”, ya que rebajan la calidad de la deuda del país pese a que el Ejecutivo afirma haber cancelado en los últimos 36 meses pagos por capital e intereses por valor de US$73.359 millones.

Katy Watson, corresponsal para Sudamérica de la BBC, analiza el grave problema de la deuda venezolana y las opciones de Maduro.

Vía: www.bbc.com

Share Button
Top