Regresó dos semanas después del sismo y encontró su casa tirada con un círculo rojo

No estuvo cuando el sismo, ni cuando pasaron los del censo, ya que estaba con su hija en la ciudad de México, y regreso el miércoles, después de que recibió una llamada donde le dijeron que tenía que venir porque su casa sería demolida, “le pusieron una bola roja” nos dice Bertha Salgado Rojas, vecina de la colonia Pedro Amaro de Jojutla.

Llora angustiada al saber que su casa se cayó con el sismo y los vecinos le sacaron lo poco que pudieron rescatar pero está a la intemperie en el patio, por lo que pide apoyo con palos y láminas para hacerse un techito, una lona para proteger lo que se rescató.

Refiere que quisieron comunicarse después del sismo, pero no había comunicación, fue hasta el miércoles que le avisaron que su casa sería demolida, está marcada con un círculo rojo. Y aunque llego la semana pasada, no podía sacar los documentos que quedaron atrapados en los escombros.

Y para colmo el viernes su sobrino se quitó la vida y la familia estuvo atendiendo el funeral, por lo que fue hasta este lunes que acudió a las mesas de atención que hay en la explanada del zócalo, donde la mandan de una mesa a otra y no le resuelven.

Finalmente llego a la mesa del Fondo Nacional de Desastres, donde tomaron ya sus datos y le pidieron documentos, pero ella está viviendo a la intemperie en su patio, cobijada con unos plásticos, y no sabe a quién recurrir para pedir ayuda.